La dirigencia de la natación toma previsiones para retornar a los entrenamientos. (Foto: Febona)

La Paz / Bolivia Deportes

La Federación Boliviana de Natación (Febona) tiene listo un protocolo de seguridad para retornar a los entrenamientos a partir del 11 de mayo, en base a la cuarentena dinámica que anunció el gobierno nacional con sus tres niveles de riesgo: alto, medio y moderado. El mismo deberá ser aprobado por el Ministerio de Deportes.

“Tenemos dos fases: la primera es a partir del 11 de mayo con el entrenamiento de las selecciones departamentales en las regiones donde exista la categoría media y moderada; mientras que la segunda arrancará después del 31 de mayo con la apertura de las escuelas de natación”, informó Pedro Cervantes, presidente de la Febona.

Este Protocolo, que de igual manera manejan varias federaciones nacionales de Sudamérica, tiene cuatro etapas: acceso a la instalación, limpieza, servicio al cliente y operación en la piscina.

“Para el ingreso (al escenario deportivo) se debe tomar la temperatura con termómetro láser a los nadadores, y quienes tengan síntomas de pérdida de olfato, dolor de cabeza y garganta no ingresarán. La desinfección será con lavado de manos y uso de alcohol en gel, mientras que de los zapatos será con el pediluvio (agua y cloro)”, detalló Cervantes.

El segundo punto tiene que ver con la limpieza del establecimiento: “se aspirará la piscina de manera prolija, cada lavamanos debe tener dispensador de jabón, alcohol en gel y toallas de papel”, señaló.

Los administrativos entran en la tercera etapa, ya que todos los “que tengan contacto con los usuarios deberán usar mascarillas, protectores faciales y guantes; además el centro acuático debe contar con un protocolo ante la sospecha de un posible caso de COVID-19”.

En el cuarto “habrá otro pediluvio para el ingreso a las piscinas para que se coloquen ahí las chancletas mientras esperan con mascarillas su momento de ingreso; los bañistas deberán ducharse con jaboncillo antes de entrar a la piscina y en caso de que no haya la disponibilidad suficiente de duchas, los chicos deberán ir bañados desde sus casas”, mencionó el dirigente.

“También se recomendará no usar el snorkel (instrumento con el que se puede respirar bajo el agua) para evitar que al exhalar, en caso de que la persona esté contaminada, su aire salga a la superficie, ya que la mayoría de los deportistas competitivos al entrenar botan el aire dentro del agua”, explicó.

En esta primera fase podrán entrenarse los nadadores competitivos que son de 13 años en adelante (en Bolivia hay 300 bañistas que acuden a los campeonatos nacionales) y lo harán en diferentes horarios y en reducidos grupos desde las 8.00 hasta las 16.00.

La segunda fase arrancará luego del 31 de mayo y estará enfocada a la reapertura de escuelas de natación.

“Los niños solo podrán ir acompañados por un adulto, quienes deberán situarse en el lugar que se les asigne, pero distanciados por 1,5 metros. Las personas con factores de riesgo, como los mayores de 60 años para arriba, se les recomendará no asistir a las instalaciones”, dijo Cervantes.

En los siguientes días Cervantes aguarda reunirse con el ministro de Deportes, Milton Navarro, para que ese protocolo sea aprobado.