La tecnología no es una barrera para los adultos mayores. (Foto: Alcaldía de La Paz)

Veiska Soto Morales / Bolivia Digital

El desconocimiento tecnológico no fue una barrera para que 250 ciudadanos de más de 60 años sigan aprendiendo mediante Zoom y WhastApp, en la Universidad Municipal del Adulto Mayor (UMAM) de La Paz, afirmó la directora de Atención Social Integral, Daniela Jinés.

Desde que comenzó la cuarentena para prevenir la propagación del coronavirus, 312 clases fueron impartidas en las especialidades de orientación legal, turismo y salud. El material didáctico para el aprendizaje fueron 50 videos y 80 audios informativos.

“Optamos por una vía que se utiliza mucho para las generaciones actuales, pero que ha dado un excelente resultado con nuestros adultos mayores. Al principio fue difícil por la barrera tecnológica y de capacitación, pero a medida que pasaron los días demostraron que uno puede aprender si quiere hacerlo, ahora podemos decir que se han vuelto expertos en Zoom y WhastApp”, resaltó Jinés.

Las inscripciones en la UMAM para esta gestión se realizaron al inicio del aislamiento rígido por la pandemia, por tanto, los universitarios estaban atentos a las actividades académicas.

“Me encantan las clases virtuales, tenemos clases con nuestros facilitadores que nos enseñan como si estuviéramos en el curso. Responden nuestras dudas y nos dan tareas; además, ahora conozco más de internet y eso me encanta”, afirmó Gaby Ramírez, estudiante de tercer año.

Jinés detalló que paralelamente se trabajan talleres de gimnasia, danza y manualidades, como una estrategia para prevenir el estrés por soledad o aislamiento.

“Personalmente me encuentro muy satisfecho por el método de enseñanza que cada docente aplica en sus clases y de esta manera seguir adquiriendo conocimientos y cambiar la forma de estudio. Gracias totales a la UMAM”, refirió Edgar Cornejo, de 65 años, estudiante de tercer año.

“Me siento muy feliz con las clases virtuales porque con ellas me siento útil, ocupada y activa… Es una forma de reducir el estrés que tengo por no poder salir de casa”, comentó Celia Jiménez Alanes, de 63 años, estudiante de segundo año.