Foto Paura Rodríguez

Jackeline Rojas Heredia

Paura Rodríguez Leyton, poeta y periodista boliviana nacida en La Paz, representará al país en octubre como ganadora del accésit del prestigioso premio de poesía Pilar Fernández Labrador, que se concede cada año en Salamanca, España. Su poemario Pequeñas mudanzas será publicado y presentado durante la ceremonia de premiación, que tendrá lugar en el marco del XX Encuentro de Poetas Iberoamericanos.
¿Qué representa para usted el premio accésit y que implica?
Es un premio muy especial para mí, más aún porque mi obra será publicada en Salamanca. El libro se ha hecho por sí mismo, ha tenido un jurado muy respetable que valoró mi obra. Tardé tres años en producirla y no sabía cuál sería su destino, no sabía cuándo lo iba a publicar ni nada. Cuando lo mandé al concurso tenía la ilusión.

¿Cuándo se entrega el premio?
Está previsto para el 25 de octubre, y haré lo posible para estar allá, así se completa el ciclo y ojalá pueda entonces viajar a Salamanca y estar presente.

Como boliviana y al ser elegida su obra, usted representa al país y sobre todo a las mujeres escritoras…
Más allá de ser yo, es la poesía boliviana que no siempre es conocida. Acá tenemos una importante producción de calidad poética, hay muchos autores que trabajan, pero lamentablemente no se la conoce. Ésta es una manera de que se hable de la poesía y se interesen por otros autores, y allá será un honor recibir el premio y representar al país.
Sin embargo, no siempre las mujeres escritoras son elegidas para representar a Bolivia en festivales poéticos u otros  encuentros, ¿cierto?
Usted tiene razón, pero considero que en los últimos años se ha destacado a las escritoras bolivianas. Un ejemplo es Magela Baudoin, o Matilde Casazola, quien ha sido también invitada a España para recibir un homenaje especial. Tenemos buenas autoras que se han destacado afuera. Creo que nosotros mismos nos estamos moviendo también. El hecho de presentarse a un concurso, lanzarse y confiar en lo que uno hace es importante.
En su caso, ¿cómo se da el proceso creativo? Es decir, el momento en el que usted inicia la creación poética.
La poesía es un género caprichoso, no todos los días se escribe poesía. Cuando fui al encuentro iberoamericano de poetas, la experiencia vivida, las impresiones influyeron en la segunda parte del libro. Escribí por todas las lecturas que viví, el viaje para mí fue muy especial. Aunque no lo digo, hay cierto espíritu de ese viaje que acompaña al libro, y todo el año pasado estuve retornando al libro. Algunos poemas tienen título, otros no; corregir las cosas de forma me tomó tiempo y me ha tomado tiempo hacerlo con otros libros. Siempre hay alguna que otra palabra, una coma. Uno termina hallando cosas que corregir. Decidir esas cosas de forma toma tiempo. Yo no tengo prisa, no corro por publicar. El objetivo final, para mí, no es la publicación, es compartir la obra, es lo que se pueda dar en un libro o hallar en uno. Cada libro tiene su destino, tiene su tiempo. Hay amigos que me preguntaban: ¿Cuándo vas a publicar?, y ahora será publicada en Salamanca, que tiene ediciones muy lindas, muy cuidadas. Allá el editor encargado es Alfredo Pérez Alencart, un intelectual, un poeta peruano, muy respetado, él se hará cargo de toda la edición.
¿Por qué eligió para su obra el nombre de  Pequeñas mudanzas?
Antes la idea original fue escribir sobre esas cosas, esos pequeños cambios que los seres humanos sufrimos todo el tiempo. Nos puede cambiar una película, conocer a alguien,  viajar a un lugar, esas pequeñas mudanzas que son imperceptibles y son el origen del libro. También la infancia que he vivido, soy paceña, he vivido en La Paz, está la infancia, los viajes, la sorpresa.
Todo forma parte de los elementos que motivaron mi escritura. La lectura de los poetas, otras lecturas, la poesía. Es muy difícil describir la poesía, al menos la mía. La lectura de otros poetas siempre desata poesía.

¿Qué recomendarías a los jóvenes que deseen iniciar su propia creación poética?
La poesía se cultiva por medio de la lectura, como crear imágenes a través de las metáforas y escribir. Hay gente que lo tiene de manera innata, y si uno no lo cultiva, no le sale. Hay que ser muy riguroso con uno mismo, lo primero que sale no es lo que está bien, no significa dejar de ser espontáneo, y para eso hay que tener cuidado, estudio, respeto al poema. Hay que estudiar, esmerarse, ser humilde y aprender, uno siempre está aprendiendo. Es lo que me digo a mí misma. Y no hay edad para eso.

¿Cómo es Paura Rodríguez Leyton? 
Soy una persona que me encanta. Me encanta aprender cosas, soy una persona que me sorprendo a mí misma, y soy feliz con eso. Intento siempre aprender algo de cada vivencia. Es lo que me mantiene, me motiva, y eso me da ideas para seguir escribiendo.
Lo demás es común y corriente. Soy mamá, tengo unos hijos buenos, trabajo como todos y tengo las dificultades cotidianas que todos tienen. Así soy yo.

Pasmosa ensoñación 
Lo frío de la nada no ahuyenta a las hormigas 
que siguen alimentando el ritmo de su cueva 
como el humus que vuelve la vida eterna en un largo sueño vegetal. Lo crudo en el olor de la arena, no nos ahuyenta: 
ese soberbio mar 
ruge
erizado
y azul. 
Pensar 
es una tarea exorbitante: una minucia del lenguaje que acontece despacio y el tiempo quizá
no existe fuera
del cuerpo 
que avanza en río.

linkedin