Personal policial especializado inició las pesquisas para resolver el infortunio. Foto: APG

Bolivia

Investigadores policiales establecieron cuatro líneas de acción para determinar las causas y los responsables del accidente en el que siete universitarios perdieron la vida por la caída de una baranda: la motivación de la convocatoria para la asamblea extraordinaria; el resquebrajamiento de la normalidad de esa reunión; la incitación a los estudiantes para subir al quinto piso; y el forcejeo entre algunos jóvenes.

Según redes sociales, los universitarios del área Económica, Financiera y Administrativa de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) fueron convocados el lunes para participar el martes, de manera obligatoria, en una asamblea extraordinaria que iba a definir la dirección del Centro de Estudiantes.

Varios jóvenes aseguran que fueron obligados a asistir a la asamblea, a pesar de que toda reunión está prohibida para evitar contagios de coronavirus, o de lo contrario tendrían que pagar una multa de Bs 50.

Otros indicaron que las sanciones también eran físicas, es por ello que varios fueron chicoteados en las piernas con un cable de energía eléctrica o cinturones por llegar tarde.

“Según familiares, había chantajes y agresiones por la inasistencia y la tardanza y esto se va a confirmar. También había autocontrol de parte de los estudiantes y muchos fueron convocados incluso por docentes. Todos estos extremos se conocerán en la revisión de seis teléfonos celulares”, detalló el comandante de la Policía, coronel Jhonny Aguilera.

Respecto al resquebrajamiento de la normalidad del encuentro, en algunos videos se evidencia que hubo varias trifulcas entre estudiantes y dirigentes de uno y otro frente.

“Se observa en esos videos que hay personas que cesaron la administración del Centro de Estudiantes y por ello pretendieron interrumpir la actual gestión. A primera vista hay una disputa entre dos frentes”, dijo.

Las agresiones verbales y físicas se suscitaron en el quinto piso, donde estaban aglomerados más de 200 universitarios.

El encuentro se tenía que realizar en el patio; sin embargo, por causas que aún no están claras, más de 200 estudiantes, incluyendo de otras facultades, subieron hasta el quinto piso.

Un audio de Whatsapp devela que una dirigente instruye a los estudiantes a subir hasta el quinto piso para hacer una presión más fuerte debido a que no estaban de acuerdo con los resultados de la reunión.

Respecto al forcejeo, también se evidenció en los videos que varios estudiantes estuvieron a punto de llegar a los golpes. Producto de los empujones, muchos quedaron aplastados contra la baranda que cedió debido al peso.

Once universitarios cayeron desde el cuarto piso, una hasta el tercero y el resto hasta la planta baja. Tres fallecieron de manera inmediata, en tanto que otros cuatro en diversos nosocomios de El Alto. Aún hay cuatro que se debaten entre la vida y la muerte.

“Los elementos de prueba para establecer responsabilidades son la convocatoria para la asamblea, las imágenes de videovigilancia, entrevistas y la autorización para ingresar a la casa de estudios superiores”, manifestó.

La tragedia ocurrió el martes en la mañana. Se denunció que los estudiantes fueron obligados a asistir a esa reunión.

Barandas no eran adecuadas para la universidad

El presidente del Colegio de Arquitectos de La Paz, Samuel Vásquez, afirmó que al parecer la baranda del quinto piso de la UPEA no era apta para brindar seguridad a los estudiantes, puesto que sólo estaba soldada en algunos lugares y masillada, como detalló la Policía.

La baranda metálica, de un poco más de un metro de altura, cedió por el peso de los estudiantes y no evitó que caigan 11 hasta la planta baja.

“La baranda metálica debiera tener características de empotramiento en la loza, elementos verticales con distancias apropiadas que garanticen la estabilidad y la protección, pero se evidenció que no era así”, explicó a la red Unitel.

Añadió que en el caso de las universidades u otros edificios que albergan a estudiantes, lo recomendable es que sean de hormigón armado con todos los refuerzos correspondientes.

“Hay que prever cualquier circunstancia porque este diseño no era el más apropiado para este establecimiento”, dijo.

Se anunció una auditoría a la empresa constructora para que informe todos los detalles de la construcción y cuáles fueron los materiales utilizados.

Los representantes de dicha empresa serán convocados por el Ministerio Público para brindar esa información.