Foto: VDDUC

• Roberto Medina

La fuerza anticrimen paceña y el Viceministerio de Defensa de los Derechos del Usuario y Consumidor intervinieron ayer una empresa de venta de automóviles denunciada por estafa múltiple en la adquisición de vehículos a crédito.

La empresa atiende en uno de los ambientes del edificio Santa Anita, en la plaza Alonso de Mendoza, y las víctimas aseguran que los dueños están acostumbrados a estafar.

El viceministro Jorge Silva señaló que cuando se les pidió a los encargados de la empresa los contratos suscritos con sus clientes y los que avalan el correcto funcionamiento de la empresa, manifestaron que no estaban en esas oficinas y que el dueño había viajado fuera del país para importar carros.

Una representante del Viceministerio indicó que se detuvo a los encargados con fines investigativos para que declaren en la Policía.

Cinco de las víctimas y denunciaron en las oficinas que habían entregado $us 2.000 como anticipo para adquirir un minibús nuevo; sin embargo, en los ambientes que se intervino no se encontró un documento que avale la compra.

“Se ha convocado a reuniones de conciliación, pero los dueños y representantes de la empresa no acudieron. Existe un documento para hacer la devolución del dinero a los interesados en los carros y no se cumplió, por lo tanto, ahora serán remitidos a las instancias correspondientes para sus declaraciones”, dijo la funcionaria.

Las víctimas relataron que la importadora cuenta con Número de Identificación Tributaria (NIT), un certificado de Fundempresa y que los contratos privados estaban debidamente notariados.

“Alejandro Gómez y Leonardo Hinojosa son los que nos pidieron el dinero con la promesa de importar vehículos y nos estafaron. Se presentó la denuncia en su momento y ambos nos pidieron prórroga para devolvernos el dinero; sin embargo, ya no se presentaron en el Viceministerio de Defensa del Consumidor e indicaron que estaban contagiados con Covid”, detalló una de las múltiples víctimas.

Se supo que los implicados en esta modalidad de estafa se niegan a devolver el dinero.

Al parecer se trata de una organización delictiva que opera desde hace tiempo con la misma modalidad en todas las ciudades del país.

Los supuestos dueños serán convocados para declarar.

Las ofertas eran publicitadas en redes sociales

Una de las víctimas indicó que se enteró de la adquisición de minibuses a crédito mediante ofertas en redes sociales.

“Era una buena oferta para tener una herramienta de trabajo, por ello presentamos los requisitos, garantías y certificados de los sindicatos”, dijo.

Los carros debían ser entregados en un plazo de 30 días, pero pasaron más de tres meses y no hay indicios de los vehículos ni del dinero.