Imagen referencial de policías. (Foto: Archivo)

Bolivia Digital

El coronel Wilson Ortiz, comandante departamental de la Policía de La Paz, rechazó las acusaciones de un supuesto grupo de militares acerca de cobros ilegales que realizan los uniformados del verde olivo durante los controles para no arrestar a personas infractoras.

“Ante versiones que surgen en algunos medios de comunicación, que buscaron enfrentarnos primero con el Gobierno y ahora buscan diferencias con los militares, sobre el trabajo que desarrollan los policías, la Policía y las Fuerzas Armadas desarrollamos acciones de prevención en todo el territorio nacional para evitar la propagación del COVID-19, tareas de seguridad que son labores sacrificadas; (por lo tanto), rechazamos cualquier intento que melle la sacrificada labor”, declaró a los periodistas.

Agregó que a pesar de que los uniformados arriesgan a diario sus vidas, al igual que las de sus familiares ante posibles contagios, cualquier denuncia contra funcionarios públicos policiales puede ser derivada a las instancias correspondientes, como la Inspectoría que hace la investigación.

Indicó que de evidenciarse alguna responsabilidad dentro de la Policía sobre cobro de coimas u otros hechos ilegales, se aplicarán las sanciones, como la suspensión del cargo o la baja definitiva.

“Las personas que emiten estos mensajes quieren distorsionar la información ante la sociedad. Los componentes de la Policía ratificamos nuestro compromiso de trabajo, esfuerzo, sacrificio y valor, y seguiremos así”, manifestó.

Al respecto, el suboficial superior Eddy Solares rechazó a nombre de sus camaradas cualquier intromisión de personas o partidos políticos que quieran mellar la institución con información errónea.

“No podemos atrevernos a jugar con la vida de los ciudadanos con publicaciones que solo persiguen intereses personales o partidarios”, afirmó.

La acusación

“Somos militares en varios grados del Ejército que hace varias semanas, por la emergencia sanitaria que ocasiona el coronavirus, nos vemos obligados a salir a las calles a cumplir nuestro deber y hacer cumplir el decreto de la cuarentena en todo el territorio nacional, trabajo en el que vemos a diario a la Policía cómo cobran coimas tras coimas. De 15 a 20 sujetos que detenemos por incumplir la misma (cuarentena), ninguno llega a la Policía o celdas. Los policías cobran 20, 30, 50 bolivianos (a los peatones) y a los autos 100 y 200 bolivianos. Sin faltar el respeto a nadie, pero pareciera que esta situación representaría un aguinaldo para los policías, lo ven como una cacería de coimas donde se dan la libertad de escoger entre tanta población a quién van a sacar coimas, así no se puede trabajar”, señala parte de la carta fechada con el 4 de mayo y que fue enviada de manera anónima a una red televisiva.

Todas las garantías

El coronel Iván Rojas, director nacional de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC), a nombre de la institución policial, brindó todas las garantías a los supuestos militares que hicieron dicha denuncia.

“Como director nacional de la FELCC brindo todas las garantías que requiera aquella persona que conoce de la comisión de algún hecho delictivo. El no denunciar significa que estuviésemos incurriendo en la figura jurídica de encubrimiento e incluso complicidad, pero hay que aclarar que durante los últimos días se detectaron una serie de mensajes a través de redes sociales que, desde el punto de vista investigativo, buscan resquebrajar el trabajo coordinado entre las Fuerzas Armadas y la Policía Boliviana”, aseveró.

Aclaró que se investigará dicha carta, que en su criterio busca crear malestar en ambas instituciones, por ello pidió que se le entregue la misma para realizar un análisis pericial.

El comunicado de la institución verde olivo.