Una deportista se entrena al aire libre antes de la cuarentena. (Foto: Facebook)

Buenos Aires / Cienradios

La pandemia de coronavirus es un hecho sin precedentes y todas las decisiones se van tomando día tras día y en base a estudios, opiniones científicas y comportamientos de la sociedad en plena cuarentena obligatoria en donde está prohibido salir para la mayoría de las personas en el mundo.

En este contexto y en medio del debate sobre la posibilidad de salir a hacer deporte al aire libre, los expertos aseguran que si se respeta el distanciamiento social prudente, el exterior no debería ser una fuente de contagio. Sin embargo, si no se toman las medidas adecuadas, podría convertirse en un riesgo. 

Lo cierto es que la actividad física también es parte de la salud y frente a la imposibilidad de recurrir a gimnasios, canchas o instituciones deportivas, salir a tomar aire al menos se vuelve una necesidad primordial para todos aquellos que se encuentran recluidos en espacios pequeños y con poca circulación.

La incertidumbre con respecto a la pandemia lleva a muchos a preguntarse si realmente es necesario salir a hacer deporte y por supuesto, qué puede pasar en materia de contagio de coronavirus al estar al aire libre. Según publicó La Nación, los especialistas aseguran que no es un riesgo siempre y cuando se mantenga una distancia prudencial.

En el aire puede haber dos tipos de partículas, unas que son más grandes llamadas gotas y otras que son más pequeñas como el aerosol, y lo cierto es que el coronavirus se mueve como gotas porque es más grande. Sin embargo, una investigación de la científica Lydia Bourouiba del MIT demostró que la tos y que los estornudos pueden liberar nubes turbulentas de partículas en forma de gotas y aerosoles.

“Los riesgos de transmisibilidad del virus en el aire libre probablemente sean bastante bajos en espacios abiertos, aunque este riesgo no se ha medido definitivamente. En el exterior, variables como la luz solar, el viento, la lluvia, la temperatura ambiente y la humedad pueden afectar la posibilidad infecciosa y la transmisibilidad del virus, por lo que si bien no podemos decir que hay cero riesgo, es probable que sea bajo, salvo que uno participe en actividades rodeado de una gran multitud. El ejercicio solitario al aire libre es probablemente de bajo riesgo”explica Angela Rasmussen, viróloga de la Universidad de Columbia.