El ministro de Defensa, Luis Fernando López, en el acto de reconocimiento por parte de las Fuerzas Armadas. Foto: Archivo

Eliana Uchani Alaca

La presidenta Jeanine Áñez ratificó su confianza al ministro de Defensa, Luis Fernando López, luego de que los dos tercios del Movimiento al Socialismo (MAS) de la Asamblea Legislativa lo censuraron sin la presencia de la autoridad en el acto de interpelación. 

 A través de su cuenta de Twitter, la Mandataria dijo que el MAS intenta frenar su gestión utilizando al Legislativo. Aseguró que el titular de esa cartera de Estado hizo un buen trabajo.

“El MAS intenta frenar mi gestión utilizando el parlamento. Mi respuesta firme es: seguiré trabajando por la reconciliación y la prosperidad de Bolivia. El Ministro de Defensa tiene mi confianza. Ha hecho un gran trabajo ante desastres naturales y por la pacificación de la patria”, escribió la primera autoridad del país.

Después de una sesión de al menos cuatro horas, los dos tercios de los legisladores del MAS rechazaron la tercera carta de excusa que envió López a la Asamblea para su inasistencia. Sin embargo, no fue suficiente para que se reprograme el acto de interpelación, en el que hicieron valer su mayoría  para votar por la censura de la autoridad.

El viernes, López asistió a la inauguración de un edificio del Registro Internacional Boliviano de Buques (RIBB) en Puerto Quijarro, donde presentó las políticas y estrategias que la cartera de Estado a su cargo gestionará para el desarrollo de los intereses marítimos, fluviales, lacustres y marina mercante en la Hidrovía Paraguay-Paraná e integración de la región.

Cuestionamientos

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, explicó que López también coordinaba las tareas de  atención a los desastres naturales que se produjeron en Tiquipaya, Cochabamba, y otras regiones del país, debido a las precipitaciones pluviales que se registraron las semanas pasadas.

López debía responder 10 preguntas por las muertes en Sacaba y Senkata. Además, tenía otra interpelación por sacar a los militares los días previos al 22 de enero. Esta petición quedó en suspenso y será tratada posteriormente.

Por otra parte, Núñez consideró que el MAS utiliza los dos tercios que tiene en la Asamblea Legislativa para intentar  desgastar la imagen de la Presidenta. Advirtió que la censura fue coordinada desde Argentina, donde se encuentra refugiado el expresidente Evo Morales.

“Está claro que esto está manipulado desde Argentina, porque nuevamente quieren desestabilizar el país, quieren que haya conflictos sociales (…), tienen miedo de que haya un Gobierno elegido por el pueblo, constitucional, que sabe que va a aplicar justicia en nuestro país, eso tienen miedo”, afirmó.

Asimismo, no descartó presentar una denuncia ante el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) por censurar al titular de Defensa en su ausencia. 

Hasta el cierre de esta edición, el ministro de Defensa, Luis Fernando López, no se pronunció al respecto,  

El diputado de Unidad Demócrata (UD) Amílcar Barral rechazó el actuar de los parlamentarios del MAS, porque cuando los entonces opositores solicitaban una interpelación a los ministros de Evo Morales, las sesiones eran suspendidas con cualquier excusa y se las postergaba de manera indefinida.

Su colega Rose Marie Sandóval aseguró que es una acción política del MAS con el fin de censurar las acciones del actual Gobierno. Consideró que debieron recurrir a otros mecanismos de fiscalización antes de solicitar una interpelación.

A su vez, recordó que durante su gestión presentó 482 peticiones de informe, de las que el gobierno del MAS solo respondió 32.