La prueba del COVID-19 en las naciones de donde provengan será un requisito para que los ciudadanos bolivianos sean admitidos en el país. (Foto: APG).

Mauricio Quiroz Terán / Bolivia Digital

La prueba del COVID-19 en las naciones de donde provengan será un requisito para que los ciudadanos bolivianos sean admitidos en el país. La idea es cerrar el paso a nuevos casos importados de coronavirus.

“Es el requisito sine qua non la prueba del COVID en el país donde se van a embarcar”, anticipó la canciller Karen Logaric, tras la suscripción de una declaración conjunta con su colega chileno, Teodoro Ribera, sobre la cooperación bilateral contra la expansión de la pandemia.

La jefa de la diplomacia anticipó que tendrá similares conversaciones con los países vecinos y detalló que se preparan nuevas repatriaciones aparte de las que se tramitaron con Chile.

“Hay una aeronave que trae (este viernes) a compatriotas desde San Pablo (Brasil); hay otra aeronave que llega pronto de la Argentina. Para el 4 de mayo estamos programando que retornen compatriotas que están varados en Europa”, precisó Longaric.

Las representaciones diplomáticas que tiene el país en varios países de Europa coordinó la repatriación de los connacionales, cuyo número no se precisó.

La ministra explicó que el vuelo que partirá de España traerá consigo a los bolivianos y retornará con un grupo de ciudadanos de ese país. La aeronave fletada para este propósito es de esa nación. “Nos están dando esa posibilidad de hacer un vuelo humanitario”, precisó.

El 20 de marzo, Bolivia cerró todos los vuelos internacionales y dos días después cerró todas las fronteras para frenar la propagación de la pandemia de coronavirus (COVID-19).