El ganador cinco Grand Slam en una de sus últimas apariciones en público. (Foto: San Juan)

Buenos Aires / Ovación

El extenista argentino Guillermo Vilas, de 67 años, se encuentra en un delicado estado de salud por culpa de un severo deterioro cognitivo. El ganador de cinco Grand Slam sufre desde hace tiempo síntomas similares a los del Alzhéimer y permanece recluido en su domicilio en el Principado de Mónaco.

“Su salud mental está cada vez peor. Tiene algunos momentos de lucidez, pero no tiene plena conciencia de lo que sucede a su alrededor, incluso ha llegado a desconocer a amigos. Tiene momentos en los que no puede mantener el hilo de una conversación”, explicó al diario deportivo Olé en base a comentarios de una persona del entorno del deportista.

El exdeportista, que se encuentra contenido por su familia, viene sufriendo los problemas desde hace algunos años. En 2018, Tito Vázquez, exjugador y capitán argentino en Copa Davis, habló sobre la salud del ídolo: “Nadie lo dice pero creo que él tiene un principio de Alzheimer. Y, según tengo entendido por gente que me ha hablado, lo han visto bastante mal, pobre”.

Una de las últimas apariciones de Vilasfue el 2 de octubre de 2019, en un video donde se encontró con el sueco Bjorn Borg, uno de sus mayores rivales en una cancha de tenis, riéndose en un café de Mónaco.

El periodista Guillermo Salatino contó a Olé: “Somos varios los periodistas que lo sabemos, porque hemos tenido relación personal con él. Yo me di cuenta en el Abierto de Estados Unidos, cuando quería hacer de nuevo Sin Anestesia (el programa televisivo de Salatino) porque el que habíamos hecho salió mal. Y al ratito de hablar con él, me di cuenta que estaba en otro lado».

Después contó: “Tengo muchos elementos para empezar a pensar qué le pasa. Con el pasar del tiempo nos fuimos enterando por gente que está con él. Especialmente por Eduardo Puppo, que está escribiendo un libro sobre él y trabajando con el numero uno de la ATP, que tiene casi contacto diario. Sabemos que Guillermo está con problemas cognitivos hace tres o cuatro años. Tiene momentos en los que está perfecto y otros en los que está algo perdido”.