Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Deportes

La Selección les pide a Farías, Salinas y la FBF que se pongan overol

Que no se enoje nadie si decimos con insistencia que no se está nada con vistas a las Eliminatorias del Mundial Catar 2022. La competencia se iniciará en marzo —está a la vuelta de la esquina— y hasta ahora solo escuchamos versos, deseos y sueños.

La Federación está entumecida. No conocemos qué se hará de enero a marzo. No hay un plan de actividades. Incluso dentro del Comité Ejecutivo hay reclamos y le piden al presidente César Salinas que convoque a reunión para establecer responsabilidades.

El dirigente está impávido. Seguro preparando las fiestas de fin de año con la familia, pero no el cronograma de trabajo de la Verde. Noviembre y diciembre ya se fueron al agua. Ojalá no enero. Ya sería el colmo.

Hace unos días reapareció el señor César Farías diciendo que no perdió el tiempo en las semanas de crisis social en el país, que estaba haciendo un trabajo «silencioso».

Con residencia en Santa Cruz, contó que durante el parate del torneo se reunió con jugadores de los clubes de esa ciudad para transmitir su idea como seleccionador.

Bueno, se olvida Farías que la localía de la Selección es La Paz y que debía hacer también esa labor «silenciosa» en esta ciudad y en otras. Que no olvide que es DT de la Selección nacional y no de la Selección cruceña.

Explicó que no apareció públicamente porque no quería hacer «show». Trabajar no es hacer show. Y Farías tiene a su disposición un equipo de comunicación (con seis o siete periodistas a su disposición) para que le ayude a visibilizar su tarea como seleccionador.

Cuando uno cumple su función y la gente advierte que, pese a dificultades y pocas condiciones, se esfuerza en desarrollar su trabajo, nadie va a desconfiar de él, y menos surgirán cuestionamientos.

Lo único que pedimos es que Salinas, Farías y la gente de la Federación se pongan el overol; la Selección y el país así se los exige.