Los dos fideicomisos denominados Reactivación y Desarrollo de la Industria Nacional (Firedin) con Sustitución de Importaciones (SI Bolivia), por un monto total de Bs 911 millones, tienen el objeti-vo de impulsar la reactivación del aparato productivo a través de la entrega de créditos a las mi-cro, pequeñas, medianas y grandes empresas nacionales con una baja tasa de interés anual fija de 0,5%.

Esta medida registró en el corto tiempo de su aplicación una creciente demanda de créditos, tomando en cuenta que hasta ahora ya accedieron al financiamiento 1.124 productores por un monto total de Bs 133,7 millones, la mayor parte del sector microempresarial.

Las decisiones asumidas por el régimen de facto de Jeanine Añez en los 11 meses de administra-ción del país, sumadas al impacto de la pandemia del coronavirus (Covid-19), llevaron a Bolivia a una profunda crisis con un sector productivo paralizado y una elevada tasa de desempleo que hoy el Gobierno constitucional busca revertir a través de un paquete de medidas económicas implementadas de manera urgente.

En este marco, la demanda de créditos SI Bolivia nos muestra claramente que la sustitución gra-dual de importaciones está en marcha porque las empresas, grandes y pequeñas, comienzan a hacer uso de los recursos que el Gobierno puso a disposición para la recuperación de la actividad industrial del área de las manufacturas, alimentos, cosméticos, muebles de madera, entre otros que pueden reemplazar a los productos de importación.

Entre los beneficios del crédito estatal están por ejemplo que el prestamista puede acceder a un plazo de 5 a 10 años con periodos de gracia de 6 meses a 1 año, además de realizar pagos men-suales, semestrales o personalizados.

Los Bs 911 millones de los dos fideicomisos establecidos por el Gobierno, el Banco de Desarrollo Productivo Sociedad Anónima Mixta (BDP SAM) administra Bs 468,4 millones y el Banco Unión Bs 442,7 millones, destinados a capital de operaciones o de inversión de las empresas.

A esta medida se suma otra también orientada a favorecer a las empresas, el Fondo de Garantía para el Desarrollo de la Industria Nacional (Fogadin) de Bs 150 millones, aplicada por el Decreto Supremo 4470, que es administrada por el BDP SAM a través de las entidades de intermediación financiera, con el objetivo de constituirse en la garantía que permitirá cubrir, por parte del Esta-do, hasta un 50% del crédito que solicite el sector productivo.