Infografía: Yuri Rojas

• Redacción Central /

A mayo de este año, la tasa de desocupación en el país bajó a 4,2%, con lo cual se ratifica el proceso de reconstrucción de la economía boliviana. En julio de 2020, durante el gobierno de facto de Jeanine Añez, la tasa de desocupación llegó a 11,6%, pero a mayo de 2022 este indicador económico bajó a 4,2%; es decir que descendió en 7,4 puntos porcentuales en ese periodo de tiempo.

“La tasa de desocupación en Bolivia ha continuado bajando, ha llegado a 4,2 por ciento a mayo de 2022 y esto ratifica el proceso de reconstrucción de la economía boliviana que hemos llevado adelante como Gobierno nacional”, informó el ministro de Planificación del Desarrollo, Sergio Cusicanqui, en una rueda de prensa.

Gobierno de facto

El Ministro detalló que en julio de 2020, durante el régimen de Jeanine Añez, la tasa de desocupación llegó a 11,6%, pero a mayo de 2022 este indicador económico bajó a 4,2%; es decir, que descendió en 7,4 puntos porcentuales en ese periodo de tiempo.

Reconstrucción

“Esto se da en el proceso y en el marco de la reconstrucción de la economía boliviana, (en) un marco de estabilidad, (en) un marco de retorno a la senda del crecimiento económico. Ustedes han podido ser testigos de lo que está sucediendo en muchos países en Latinoamérica y en el mundo”, remarcó.

El Ministro de Planificación durante la conferencia de prensa.

Aseguró que muchos países actualmente sufren inestabilidad económica y social; sin embargo, en Bolivia, “se goza de estabilidad económica, porque el país está enmarcado en la reconstrucción y el retorno a la senda del crecimiento económico”.

Según datos de la autoridad, la población ocupada se incrementó en 1,2 millones de personas, desde julio de 2020 hasta mayo de 2022. En tanto, entre julio de 2020 y mayo de 2022, la población desocupada se redujo en 229.000 personas.

Genero

Por género, la tasa de desocupación en mujeres se redujo de 11,7% en 2020 a 5,2% en mayo de 2022; mientras que en varones este indicador bajó de 11,8% en 2020 a 3,3% en mayo de este año. 

En tanto, la tasa de desocupación en jóvenes, que en julio de 2020 llegó a 19,2%, descendió a alrededor de 7% a mayo de este año, lo que “nuevamente ratifica esta tendencia a la baja en ese indicador económico”.

Estos datos, obtenidos del Instituto Nacional de Estadística (INE), son destacables, a diferencia de otros países, como Ecuador y Perú, en los que se atraviesan problemas económicos sociales, según la autoridad.

“Nuestro país por el momento se encuentra en ese proceso de reconstrucción y estamos encaminados a consolidar el mismo”, enfatizó.

Medidas asumidas

Destacó que, desde noviembre de 2020, entre las medidas asumidas por el Gobierno en el marco la reactivación de la demanda interna se procedió con el pago del Bono Contra el Hambre —que se pago a partir de diciembre de 2020—; esto ha permitido a las familias beneficiarias recuperar parcialmente el poder adquisitivo que se perdió durante la crisis económica de 2020. Esto tuvo un gran impacto entre la población que recibió esta ayuda económica.

Resaltó también la inversión pública que se inició desde ese tiempo para permitir acelerar el movimiento económico.

Un tercer factor que nombró la autoridad son los créditos SIBOLIVIA, desde el lado de la oferta. “Esto ha permitido que los emprendimientos, desde los más pequeños hasta los más grandes, puedan acceder a un financiamiento con una tasa de interés prácticamente simbólica y de esa manera puedan reactivar sus tareas productivas.

“Creo que dentro de muchas otras medidas que ha aplicado el Gobierno nacional, éstas podrían ser las más importantes y que contribuyeron de manera más importante a consolidar primero el retorno a la senda del crecimiento económico y segundo a consolidar el proceso de reconstrucción de la economía nacional”, concluyó.

Crédito SIBOLIVIA benefició a más de 8.300 empresas

El presidente Luis Arce destacó el Día Internacional de las MiPyMEs y ratificó el compromiso de apoyo con políticas para fortalecer a este sector, gran aliado en la reconstrucción de la economía. Una de las principales medidas implementadas por el Gobiernos son los créditos SIBOLIVIA, que ya beneficiaron a más de 8.300 unidades productivas con Bs 1.073 millones.

De acuerdo con datos del Viceministerio de la Micro y Pequeña Empresa, publicados en junio por la agencia ABI, del total desembolsado, un 98% corresponde al sector microempresario y el restante a medianas y grandes unidades productivas de los diferentes rubros como alimentos, textiles, cuero, joyería, metalmecánica, entre otros.

En esa oportunidad el viceministro de la Micro y Pequeña Empresa, Nelson Aruquipa, informó que el índice de mora es muy bajo, “eso nos alienta”, dijo.

Según datos del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural (MDPyEP), el crédito SIBOLIVIA, que tiene una tasa de interés anual fija de 0,5%, fue creado con un fondo de Bs 911 millones que se incrementó a Bs 1.261 millones con una inyección de Bs 350 millones.

Se trata de una medida que fue implementada mediante Decreto Supremo (DS) 4424 por el gobierno del presidente Luis Arce para reactivar la economía de las unidades productivas y promover lo hecho en Bolivia.

El crédito es administrado por el Banco Unión y el Banco de Desarrollo Productivo (BDP), es otorgado principalmente para la elaboración de materias primas, insumos y/o manufacturas que sustituyan las importaciones.

Se informó que las unidades productivas del departamento de La Paz lideran el acceso a los créditos productivos SIBOLIVIA, le sigue Cochabamba y en tercer lugar Santa Cruz.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Productivo, Néstor Huanca, sostuvo en su momento que el  Gobierno nacional, bajo el impulso del presidente Luis Arce, trabaja en la consolidación de un proceso de industrialización con sustitución de importaciones que permita generar productos nacionales con valor agregado, con la meta de fortalecer nuestra independencia económica, añade el reporte de prensa.

“Bolivia tiene la capacidad de industrializar, ése es el desafío y la prioridad de nuestro Gobierno. También es importante que las bolivianas y bolivianos consumamos productos nacionales, valoremos la producción con el sello Hecho en Bolivia. De ese modo dinamizamos la economía interna y apoyamos la reactivación económica productiva”, apuntó.

El Día Internacional de los Trabajadores o también conocido como el Día del Trabajo se celebra el primero de mayo, para conmemorar a nivel mundial al movimiento obrero y la fuerza laboral. FOTO/APG