La bandera nacional fue izada este lunes con un sentimiento de unidad, ese es el valor con el que el país enfrenta a la adversidad. Por eso, la salud, la reactivación de la economía y la democracia son los valores que el rojo, amarillo y verde representan para todo el país en este momento de la historia del país. Es la suma de los desafíos que se deben superar.

“La democracia que queremos los bolivianos está por encima de los colores políticos”, ha dicho la Presidenta para tributar un sentido homenaje a la enseña patria.

“Como gobierno hemos impulsado con paciencia y con firmeza dos etapas de pacificación en nuestra gestión, la pacificación de noviembre del año pasado y la pacificación de agosto de este año. Hemos pacificado y seguiremos trabajando por la pacificación y la democracia, por el respeto a la ley y por el diálogo. Estos valores son los valores de la unidad a la cual estamos convocados los que creemos en rojo, amarillo y verde. Nuestra bandera inspira unidad y la unidad es la base de la pacificación y de la democracia”, insistió la Jefa de Estado.

La bandera de Bolivia flameó en todo el territorio nacional luego de 13 días de bloqueos de caminos y protestas que se emplearon solo para mostrar la inviabilidad del Gobierno y de cualquier otro partido que no sea el Movimiento Al Socialismo (MAS). La estrategia fue cruel, pero el país comenzó a caminar por una ruta hacia la unidad.