• Reynaldo Gutiérrez/

Una dirigencia resultadista es a consecuencia de la falta de formación de nuevos valores, que es la principal causa de la inestabilidad laboral de los entrenadores en el fútbol boliviano, analiza el exseleccionado nacional Luis Héctor Cristaldo.

Presagió que la ‘trituradora’ de técnicos va a continuar mientras no se pongan los cimientos básicos y fundamentales para fortalecer el mejoramiento y crecimiento del balompié nacional.

“Solo analizamos el momento que atraviesa un equipo, sea bueno o malo, pero no vemos qué es lo que provoca eso. Lastimosamente a muchos dirigentes no les gusta que se les diga las cosas como son, pero es la triste realidad de nuestro fútbol y lo digo con certeza porque la he vivido, la vivo y conozco, y es la falta de formación de jugadores”, afirmó.

Destacó que su percepción se nota cuando llegan futbolistas de afuera, con buen currículo y recorrido, que sobresalen ante el bajo nivel de los jugadores bolivianos, con contadas excepciones.

“Eso también se trasluce en los entrenadores porque no tienen jugadores que respondan a las exigencias que traen de ligas de otros países, llegan con la idea de desarrollar la misma tarea pero tropiezan con lo mismo, con futbolistas que no tienen formación para aguantar un trabajo físico y esquema de juego exigentes, ahí termina su labor, los resultados no se dan y tienen que irse”, remarcó.

Para una buena formación de jugadores es necesario contar con buenas herramientas, campos deportivos a disposición y sin restricciones, elementos para desarrollar diferentes trabajos y que los torneos de divisiones menores sean competitivos y de largo aliento, no como organizan las Asociaciones de dos o tres meses

“A los 10 años se tiene que comenzar con la etapa de formación, a esos chicos hay que enseñarles lo que es un trabajo físico, la responsabilidad y mentalidad ganadora. Si no se inicia a esa edad olvídate que no van a mejorar a los 16, 17 años porque las mañas ya están instaladas y es difícil cambiarlas”, añadió.

La falta de formación repercute de inmediato y se plasma cuando los entrenadores vienen de Argentina o Brasil, quieren una respuesta uniforme de todos los jugadores pero no lo encuentran, especialmente en los jugadores bolivianos, y lógicamente se exponen a ser echados por falta de resultados.

Respecto a la preferencia de los dirigentes de los clubes del fútbol profesional boliviano de contratar entrenadores extranjeros a técnicos nacionales, dijo: “Por la publicidad que tienen los técnicos argentinos, brasileños o paraguayos triunfan en otros países, además trabajan con jugadores bien formados y dotados física y técnicamente, y los traen a Bolivia para que también puedan hacer lo mismo, pero se chocan con jugadores que no están bien preparados y los resultados son el mejor reflejo”.

Sin mencionar nombres, ejemplificó que un técnico es contratado para dirigir a un club, gana y consigue buenos resultados en el torneo boliviano, clasifica a una competencia internacional, Copa Libertadores o Sudamericana, se aplaza y lo echan, pero a la vuelta aparece otro club nacional y lo contratan para que lleve a su equipo a uno de los torneos que patrocina la Conmebol, pero como no tiene jugadores formados, fracasa y los despiden.

Esa es la rueda viciosa que hay en el fútbol boliviano, que afecta a entrenadores y jugadores.

“Hay buenos técnicos bolivianos, pero hay dirigentes que buscan uno de afuera por el trabajo que realizan, cosa que no ve en un técnico nacional, además que sus representantes se mueven bien y rápido, porque eso es parte del negocio”, subrayó.

DT DE LA SELECCIÓN

Respecto a la elección de un técnico extranjero y no un boliviano para dirigir la Selección boliviana, Cristaldo opinó: “Es una decisión de los dirigentes de la Federación y debe ser por algo, que en su momento lo explicarán. No olvidemos que hay países que tienen a sus técnicos de otros lugares que les han rendido frutos, un caso es el de Perú que tuvo a Ricardo Gareca y lo llevó al Mundial. Chile y Paraguay también tienen técnicos extranjeros y eso no tiene nada de malo”.

Respecto a que si hay entrenadores camarilleros en el fútbol nacional dijo: “No sé. Cuando jugaba tuve muchos técnicos, quienes se han manejado de manera correcta, y como futbolista nunca lo hice ni vi en los equipos que jugué, tampoco lo hubiera aceptado, está mal; ahora es otra cosa que pueda haber, pero yo no lo viví”.

Mencionó que los entrenadores sugieren la contratación de ciertos jugadores no en calidad de “padrinos”, sino que lo hacen desde la perspectiva de que los “recomendados” le van a hacer ganar partidos y torneos, además de hacer subir su imagen. “Ningún entrenador trae jugadores para que estén en la banca o para perder partidos”, remarcó.

Contar con más entrenadores extranjeros que nacionales en el fútbol boliviano, según Cristaldo, no influye en la formación de jugadores. “Como Bolivia somos los peores formadores de jugadores, lo digo de frente, así se enojen los dirigentes, no puedo mentir ni congraciarme con alguien. En el país la única que forma jugadores es la Academia Tahuichi, aunque ya no como antes. Hoy tienen aproximadamente 20 chicos en diferentes equipos, uno de ellos (Miguel Terceros) está en el Santos de Brasil”.

Un hecho que resaltó es que en Bolivia hay mucho talento, pero lo que falta es la voluntad de formar a los chicos. “Bolívar y Always quieren hacer lo mismo que la Tahuichi, están intentando seguir los pasos, pero si no tienen contrincantes y clubes contra quienes competir el objetivo se hace complicado, además el trabajo tiene que ser permanente, no de tres o cuatro meses”, apreció.

UN PASO A SEGUIR

Contó que asistió a la Copa Evo 2022 que se jugó en el trópico cochabambino, con equipos internacionales de alta competencia de la categoría Sub-17, como River Plate y Boca Juniors de Argentina, Gremio y Sao Paulo de Brasil, con jugadores formados, de buen dominio de balón, calidad y cualidad futbolística, que han sido superiores ante los equipos bolivianos, y los resultados saltan a la vista.

Pidió que gente del fútbol organice este tipo de campeonatos que le hace bien a los chicos que quieren mostrarse y mostrar sus cualidades. “La Copa es un ejemplo a seguir”, resaltó.

“Tuve la oportunidad de asistir al torneo internacional con grandes equipos de Sudamérica, hablé con los entrenadores de los clubes del exterior, quienes me han contado todo el apoyo que reciben y respecto a eso nosotros estamos a años luz. Ojalá cambiemos nuestra forma de pensar para mejorar y crecer”, finalizó.