Investigadores de la UMSA proponen la implementación de pruebas rápidas moleculares de diagnóstico en los centros de atención a sospechosos e infectados por el virus Covid-19 en Bolivia, descentralizando los lugares de detección del virus. (Foto: La Catedra UMSA)

Reynaldo González / Bolivia Digital

Un equipo de biólogos moleculares de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) planteó al Gobierno un sistema de diagnóstico molecular que permitirá realizar 3.000 pruebas para detectar coronavirus (COVID-19) en los nueve departamentos del país.

Esta propuesta fue presentada este lunes por los científicos al embajador de Ciencia, Tecnología e Innovación de Bolivia, Mohammed Mostajo-Radji.

En el encuentro, efectuado en La Casa Grande del Pueblo, la autoridad conversó con cuatro científicos bolivianos de un equipo multidisciplinario compuesto por 17.

Según la propuesta técnica de los académicos, este sistema podría ejecutarse con equipos médicos de propiedad del Estado boliviano y a bajos costos, mediante procedimientos aprobados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).  

La propuesta específica apunta a descentralizar los lugares de detección molecular del virus concentrados hasta el momento en La Paz y Santa Cruz, sino también incrementar exponencialmente la detección de casos positivos.

“Compartimos la visión de la OMS sobre la importancia prioritaria de emplear pruebas rápidas avaladas para masificar el diagnóstico de pacientes de manera rápida y precisa”, explican los científicos bolivianos en la presentación de la propuesta.

El proyecto se sustenta en la aplicación de pruebas rápidas moleculares utilizando los sistemas Gen Xpert donados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, ya instalados en centros científicos de todos los departamentos del país.

El documento especifica que el costo actual de cada prueba XpertXpress para COVID-19 es de $us 20 dólares. “Sin embargo, se espera que su costo baje hasta $us 5 dólares en las próximas semanas”. 

El documento precisa que las pruebas procesadas por el Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa) y el Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop) implica el transporte de muestras de otros lugares del país, con la obtención de resultados en dos días.

En este sentido, la propuesta apunta a que los estudios se realicen en cada ciudad capital del país mediante la instalación de puntos de cuidado y atención “más cercanos a los pacientes infectados”.  

Otro punto sobresaliente de la propuesta consiste en la creación de un algoritmo de diagnóstico a utilizarse en los puntos de cuidado propuestos, considerando la atención a la población en general, a los grupos de contacto (policías, médicos y periodistas, entre otros) y a individuos hospitalizados con infecciones respiratorias agudas y graves. 

Para esto, la propuesta incluye esquemas por los que, a partir de la detección de un caso positivo de COVID-19, podría detectarse científicamente la cantidad de posibles contagios.

La propuesta está en la página web oficial del Centro Nacional de Computación Avanzada en Bioinformática y Genoma de la UMSA (www.cncabo.umsa.bo)