Videoteca pág 2

Claudio Sánchez *

Los traslados son ciertamente momentos especiales en la vida de todos y cada uno de nosotros. Estas mudanzas implican una serie de connotaciones que solo el tiempo sabe nombrar, y aunque exista mucho de cálculo en lo que se hace hay también un alto grado de azar en estos momentos. El cambio de domicilio, en este caso, implicó el descubrimiento de una videoteca que fue gentilmente donada por el antiguo inquilino del departamento a este nuevo arrendatario. 
La sorpresa es grande en tanto, en primera instancia, se trata de materiales en VHS, un formato que ya está en desuso. Sin embargo, las cintas de video resultaban particularmente atractivas por los títulos que componen esta colección. Muchas de esas corresponden a lo que fuera la Videoteca Página/30 que circuló en Argentina, allá en los años noventa, con la intención de brindar al ciudadano común más y mayores insumos sobre ciertos clásicos (¿olvidados?) del cine. Hay aquí una intención interesante, y a la cuál habría que prestar especial atención, la posibilidad de orientar al espectador con relación a tal o cual cine más allá de ‘los clásicos’ que casi siempre están relacionados con la gran industria norteamericana. En tiempos cada vez más veloces, cuando parece que tenemos mayor acceso a ciertos materiales, es preciso pensar si esto es realmente cierto o es una más de esas tantas medias verdades que nos quieren vender.
La videoteca heredada no se circunscribe únicamente a esta colección, sino que también incluye ciertos materiales aún más interesantes, como cortos y mediometrajes del Grupo de Boedo Films y/o de Contraimagen, ambas productoras argentinas que tienen una opción preferencial por el cine de denuncia. En otra cinta por ejemplo se encuentran imágenes en bruto de febrero 2003, un registro hecho en la calle Comercio esquina Jenaro Sanjinés de La Paz.
Esta pequeña colección permite una reflexión sobre lo que implica cultivar videotecas y dejar para el después un panorama más ordenado de lo que pudo ser el cine de una época. Con las facilidades que brinda el video para su posible reproducción es cada vez más usual encontrar videotecas propias (incluso con mayor frecuencia que bibliotecas domésticas). Sin embargo ¿qué es lo que estamos viendo?, es una pregunta abierta, una invitación a reflexionar sobre nuestras búsquedas personales y cuestionar si realmente vemos lo que queremos o es que solo obedecemos una tendencia actual.

* Crítico de cine