Desfile civico militar en la ciudad de Santa Cruz, en 2016. (Foto: Foto: Archivo)

• Estéfani Huiza Fernández /

La wiphala tiene sus antecedentes en la época precolombina. En varias civilizaciones antiguas existen representaciones con similares características. Según varios historiadores e intelectuales, ese aspecto representa la lucha social de los pueblos del Abya Yala.

Varias crónicas antiguas señalan que hubo algún estandarte imperial inca. Entre esos símbolos se puede nombrar a la llamada bandera del Imperio Inca.

El cronista y científico Bernabé Cobo escribió en 1609: “El guión o estandarte real era una banderilla cuadrada y pequeña, de diez o doce palmos de ruedo, hecha de lienzo de algodón o de lana, iba puesta en el remate de una asta larga, tendida y tiesa, sin que ondease al aire, y en ella pintaba cada rey sus armas y divisas, porque cada uno las escogía diferentes, aunque las generales de los Incas eran el arco celeste y dos culebras tendidas a lo largo paralelas con la borda que le servía de corona, a las cuales solía añadir por divisa y blasón cada rey las que le parecía, como un león, un águila y otras figuras”. En este fragmento extractado del libro Historia del nuevo mundo ya se hace mención  a la aparición del emblema.

Significado

Según el líder y escritor indígena Germán Choquehuanca, conocido también como Waskar Chukiwanka, la palabra wiphala viene de wiphay, que es voz de triunfo, usada en las fiestas solemnes y el lapx-lapx producido por el efecto del viento, lo que origina la palabra laphaqi, que se entiende fluir de un objeto flexible.

Resurgimiento de la wiphala

El intelectual indígena Carlos Macusaya explicó que la wiphala vuelve a resurgir con los movimientos indianistas y kataristas desde 1960 en adelante.

“Desde esos años se empieza a posicionar en la simbología y en los discursos de aquel entonces”, contó.

Macusaya agregó que el símbolo representa una aspiración de lucha para las grandes mayorías del país.

Además explicó que junto al símbolo patrio también se reivindica la figura de Túpac Katari y otros líderes indígenas que dan legitimidad a las demandas de las poblaciones originarias de las tierras de los pueblos indígenas originarios campesinos.

“La wiphala es parte del proceso de politización de los movimientos indígenas en los Andes, a la vez es un símbolo que se ha constituido en un emblema de lucha contra las expresiones de racismo, de reivindicación de los pueblos”, manifestó el intelectual.

LOS COLORES

  • Rojo: representa al planeta Tierra (aka-pacha), es la expresión del hombre andino en el desarrollo intelectual.

Naranja: representa la sociedad y la cultura.

Amarillo: representa la energía y fuerza (ch’ama-pacha).

Blanco: significa el tiempo y a la dialéctica (jaya-pacha).

Verde: representa la economía y la producción andina, es el símbolo de las riquezas naturales.

Blanco: significa el tiempo y a la dialéctica (jaya-pacha).

Azul: representa al espacio cósmico al infinito.

linkedin