Conferencia de prensa de la hermana del periodista muerto en 2019. (Foto: Jorge Mamani)

• Romina Montoya /

La familia de Sebastián Moro, organismos de derechos humanos, la Asociación de Familiares de Víctimas del Golpe de Estado de noviembre de 2019 y organizaciones sociales argentinas y bolivianas lanzaron ayer la campaña internacional ‘Justicia por Seba Moro’, con el fin de exigir el esclarecimiento del asesinato del periodista durante el régimen de facto de Jeanine Añez.

“Ahora sí le vamos a recordar que no habrá de parte nuestra ni olvido ni perdón porque esto no es venganza sino justicia. Queremos quitar esas cuestiones partidarias y que se entienda que es por la defensa de la democracia. Hoy ya no puede haber más derramamiento de sangre ni seguir en debates estériles”, manifestó Penélope.

También se pide aclarar las muertes de las 38 personas que perdieron la vida en las masacres de 2019, durante el golpe de Estado.

La presidenta de los familiares fallecidos en la masacre de Senkata, Gloria Quisbert, con la voz entrecortada lamentó que la justicia avance lentamente con los procesos investigativos, sin embargo demostró su posición de seguir buscando justicia por todos aquellos jóvenes que perdieron la vida con impactos de bala.

“Queremos solicitar a los organismos internacionales, de derechos humanos que se respete el derecho de las personas, porque a pesar de haberse conocido informes como de los expertos del GIEI, éstos no se cumplen y siguen vulnerando el derecho de las personas”, dijo.

El embajador de Argentina en Bolivia, Ariel Basteiro, explicó que se coadyuva para que el caso de Sebastián Moro tome mayor estado público y se pueda dar con los responsables de la muerte del periodista.

“Es un trabajo de la familia Moro, y la Embajada apoya e impulsa este esfuerzo que realiza la familia de Sebastián”, sostuvo.

Las abogadas en Argentina y en Bolivia brindaron un informe sobre cómo se encuentra el proceso de investigación abierto en ambos países, donde coincidieron en que la investigación avanza muy lento y que si no hubiese sido por la familia el caso estaría cerrado.