Médicos de Endoven efectúan los estudios preliminares antes de la intervención. (Foto: Cortesía)

• Redacción Central /

Considerada como la segunda enfermedad con mayor prevalencia mundial, las várices afectan al 25% de la población, representando las mujeres hasta el 70% de los casos. La relación entre Covid-19 y várices agrava los casos que ponen en riesgo la vida de los pacientes. Un oportuno diagnóstico y adecuado tratamiento ayudan a prevenir complicaciones.

“Los casos de várices se han visto afectados por la llegada del Covid-19, debido a la directa relación entre infección por coronavirus y los casos de trombosis arterial y venosa, especialmente en las piernas, así como casos severos de tromboembolismo pulmonar derivados de esta enfermedad”, destacó el médico especialista y director de Endoven, el centro especializado en la atención y tratamiento de várices, Álvaro Sánchez.

Con el principal objetivo de hacer un oportuno diagnóstico y tratamiento, y prevenir complicaciones en los casos, se lanzó una campaña de detección temprana de várices en las ciudades de La Paz, El Alto y Cochabamba. El diagnóstico es efectuado mediante una ecografía que permite individualizar cada caso.

Este tratamiento es ambulatorio, no necesita internación en un centro médico y es realizado únicamente con anestesia local. La recuperación es rápida pudiendo retornar a las actividades habituales en dos días. No deja cicatrices y los cuidados postratamiento son sencillos, siendo mínimo el riesgo de complicaciones.

linkedin