Feria Productiva de los Recintos Penitenciarios en La Paz. /Foto: Gustavo Ticona.

Guadalupe Castillo/Ahora El Pueblo Digital/
Más de 50 productos elaborados por los privados de libertad del país fueron incorporados a la aplicación Consume los Nuestro para que la población compre en todo el territorio nacional mediante la billetera móvil.
Los ministerios de Gobierno y de Desarrollo Productivo y Economía Plural lanzaron este martes la venta de productos nacionales con el sello ‘Hecho en Bolivia’, con la aplicación móvil, en la Feria Productiva de los Recintos Penitenciarios del país, en afueras de la cárcel de San Pedro, en la ciudad de La Paz.
El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, en el acto de inicio de la muestra, afirmó que “este es un trabajo que nunca se hizo en las cárceles” y que en el departamento de Pando ya se venden los primeros insumos agrícolas.
Entre los rubros que se suman están la serigrafía, carpintería, artesanías, agropecuaria, metal mecánico, tejido, marroquinería, corte y confección, pastelería, panadería, pintura, y costura, entre otros.
La iniciativa, que beneficiará a más de 9 mil reclusos de los 49 centros penitenciarios del país, es parte del proyecto denominado Cárceles Productivas que impulsa el Gobierno nacional mediante la Dirección General de Régimen Penitenciario y otras reparticiones del Estado, orientado a la reinserción social de los reos y la reactivación económica integral.
En ese marco, Del Castillo indicó que las ferias productivas de los recintos penitenciarios se realizarán en todo el país con la incorporación de la aplicación Consume lo Nuestro.
Además, con la implementación de la billetera móvil, se proyecta volver más eficiente las transacciones comerciales que se efectúan con los productos y artesanías que se elaboran en las cárceles.
“Este tipo de acción son muy necesarias para la reinserción de las personas privadas de libertad, que cumplen su sentencia o se encuentran detenidas preventivamente”, señaló el Ministro.
Agregó que el proyecto Cárceles Productivas busca que, las más de 20 mil personas que se encuentran privadas de libertad en el país, aprenden un oficio o tengan una ocupación cuando salgan en libertad.