Portada del Libro de baptista

J.R.H.

La Biblioteca del Bicentenario de Bolivia (BBB) ha puesto a disposición de la población la segunda edición de la obra de Mariano Baptista Gumucio. 
El autor narró que durante su investigación para completar La otra historia de Bolivia, obra realizada durante la época de García Meza, notó la existencia de muchas epistolares. 
“En esa obra analicé el papel de los secretarios de presidentes, consejeros, mujeres. Enfermedades de los mandatarios, aspectos que no se tomaron en cuenta en las obras históricas publicadas hasta entonces. Ahí me llamó la atención que hubiera tantas cartas que se referían a personajes bolivianos o de gentes anónimas que se referían al país y las fui coleccionando”, contó.
Con el tiempo su colección se convirtió en un volumen de más de 50 cartas, algunas muy largas. Se refieren a episodios que han tenido trascendencia a muchos años. “Lo interesante es que son confesiones íntimas, no estaban destinadas al público, es decir que no serían publicadas nunca, ése es el origen. No eran cartas abiertas”, aclaró Baptista. 
La compilación de las epístolas inicia con una muy particular, la de Cristóbal Colón a los Reyes de España contándoles cómo era América. Existe una carta del presidente Germán Busch dirigida al industrial minero Simón I. Patiño y la respuesta de Patiño al presidente. 
“Hago una relación, paso por Potosí por su importancia económica en esos siglos. Hay también una carta curiosa de un Oidor en Chuquisaca, que da consejos a su sobrina para su matrimonio. En la carta le explica cómo ella debía comportarse, cómo debía evitar estar a solas con un hombre. Es el resumen de lo que se entendía por moral en el siglo XVIII”. 
Para Mariano Baptista la edición de toda esa correspondencia permite una visión diferente sobre los personajes de Bolivia y sobre los hechos. Una mirada más humana y amena.
“El libro se puede leer por cualquier lado y se comprende bien, ya me informaron que lo están adoptando en los colegios”, dijo.
Entre esa media centena de cartas, hay una de la autoría de Melgarejo dirigida a un socio chileno, a un señor Orsal, a quien le dio concesiones minerales en la costa. En la carta le pide dinero, y narra ahí cómo huyó hasta el Desaguadero con una caravana de 30 hombres, de los cuales llegaron a la frontera del Perú seis, porque fueron derribados por los indígenas. “Ésa es una carta muy dramática. Melgarejo  tenía muy buena letra por la educación que recibió en el convento”, comentó Baptista. El libro se encuentra a la venta en la Tienda de la BBB.

linkedin