Los bruscos cambios en el precio del petróleo en el mercado internacional están provocando repercusiones muy fuertes en el país, comenzando por la caída del precio del gas que se exporta, pero ahora también afecta a los planes de YPFB de comprar etanol de los ingenios azucareros.

El derrumbe del consumo de gasolina y diesel, como efecto de la cuarentana, ha provocado también efectos positivos, como la reducción de las importaciones, lo que generó un ahorro que fue usado por el gobierno nacional para financiar los bonos diseñados para dar oxígeno a la demanda.

Pero este descenso en el consumo de combustibles tiene efectos laterales, como el hecho de que YPFB no pueda cumplir el compromiso que tenía de comprar etanol de los ingenios azucareros, que habían sido alentados a aumentar su producción.

Desde que se lanzó la medida, a principios del año pasado, los productores de etanol han estado informando que YPFB no estaba cumpliendo sus compromisos de compra, lo que creaba la saturación de la capacidad de almacenamiento.

El problema es que la producción de etanol no se puede frenar y las empresas que lo producen no habían hecho compromisos para exportarlo, lo que genera un cuello de botella que por el momento no tiene solución.

El gobierno nacional ha anunciado que la cuarentena será levantada progresivamente, según cómo vaya el combate al virus chino, lo que supondrá que el parque automotor vuelva a moverse y a usar combustibles.

Los automotores que funcionan con gasolina volverán a demandar ese combustible y es probable que, cuando haya llegado la normalidad, sea necesario nuevamente mezclar el etanol con la gasolina para reducir las importaciones de los derivados del petróleo.

YPFB tenía el compromiso, según informó un ejecutivo de Unagro, de comprar 150 millones de litros de etanol, pero ya el año pasado la empresa petrolera estuvo incumpliendo ese compromiso y las azucareras estaban advirtiendo del peligro de que los tanques se colmaten, lo que ha ocurrido ahora.

Habrá que esperar que la normalización de las actividades venga a resolver este problema, que tiene que ver con empresas productoras que generan empleo y que, en este caso, ayudan al país a reducir las importaciones, incluso si sus precios, como en este momento, están muy bajos.

El sector productivo del agro cruceño está cumpliendo con el país aportando con 72% de los alimentos que se consumen en todo el territorio. Ese sector empresarial fue perseguido por el gobierno del cocalero Morales mediante conspiraciones de todo tipo.

Ahora que el país se ha deshecho del cocalero y su partido de corruptos, se puede esperar que las cosas sean normales en el país.

LinkedIn