Tapa Libro

Crónicas mineras es una buena y amena síntesis de algunos episodios históricos rescatados de la memoria colectiva de un pueblo que, en los períodos más sombríos de su pasado, soportó dictaduras militares, apresamientos, torturas, destierros y crímenes de lesa humanidad, pero que nunca renunció a sus sueños ni esperanzas de forjar una sociedad más justa y más libre, donde todos los ciudadanos pudieran gozar de las prerrogativas del estado de derecho.
Víctor Montoya, escritor reconocido por su vasta producción literaria tanto a nivel nacional como internacional, no deja de sorprendernos con estas crónicas que, a diferencia de su obra narrativa en el género del cuento o la novela, lo muestran de cuerpo entero, con sus preocupaciones más íntimas y sus experiencias adquiridas en el seno de los mineros, a quienes los considera los mentores de sus fundamentos ideológicos. Él mismo, refiriéndose a la gran influencia que el mundo minero tuvo en su vida, afirma: “Los mineros han marcado a fuego mi vida y mi obra literaria. A ellos les debo mi conciencia revolucionaria y les estoy eternamente agradecido. Ellos fueron los maestros que forjaron mis ideales de justicia y ellos me enseñaron que la palabra libertad no es un concepto abstracto, sino un derecho fundamental que debe conquistarse para vivir en una sociedad más armónica y equitativa, donde todos seamos iguales y nadie sea más que nadie”.
El autor del libro, afirmándose en el testimonio de mineros y palliris, de artistas plásticos y escritores, narra la dramática realidad de los trabajadores del subsuelo que, aun habiéndose constituido en el pilar fundamental del naciente capitalista boliviano, a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, se quedaron al margen de las ganancias millonarias de los ‘barones del estaño’ y de los órganos del poder, cuyas políticas extractivistas y legislaciones al servicio de la incipiente burguesía nacional y los consorcios del imperialismo, crearon un enorme abismo entre unos que tenían todo y otros que no tenían nada. 
La estructura del libro es una suerte de galería, con hechos y personajes engranados en la historia del movimiento obrero boliviano del siglo XX. Las semblanzas de los líderes del sindicalismo nacional, como César Lora, Isaac Camacho o Domitila Barrios de Chungara, han sido trazadas a partir de los recuerdos que el autor conservaba en su memoria desde la infancia. Asimismo, las trágicas escenas de las masacres mineras, como la del 21 de diciembre de 1942 en los Campos de María Barzola o la masacre minera de San Juan en la madrugada del 24 de junio de 1967 en Llallagua y Siglo XX, están escritas desde una perspectiva personal, pero sin eludir la rigurosa base documental, que es el principal soporte de cada uno de los textos.

Presentación del libro
El Sistema Regional Catavi del Archivo de la Comibol, el Gobierno Autónomo Municipal de Llallagua y la Universidad Nacional Siglo XX, en el marco de las actividades en homenaje a los 50 años de la Masacre de San Juan, presentarán Crónicas Mineras el viernes 23 de junio, a las 16.00, en el auditorio de la Carrera de Odontología, Plaza del Minero de Siglo XX.