Redacción central – Edición impresa

El recientemente posesionado director del Fondo de Desarrollo Indígena, Rafael Quispe, dijo ayer que exautoridades y dirigentes campesinos deben ser investigados y procesados por presuntos malos manejos económicos en esa institución.

“Los que roban al Estado deben estar en la cárcel y lo primero que haremos es reordenarnos y hacer pagar lo que se robaron del Fondo Indígena”, declaró Quispe a los periodistas en el Palacio de Gobierno.

En su criterio, deben ser procesados: Nemesia Achacollo, Juanita Ancieta, Melba Hurtado, Felipa Huanca, Rodolfo Machaca, Hilarión Mamani, los exministros Juan Ramón Quintana y Luis Arce, porque eran parte del directorio de esa entidad.

“El directorio tiene mucho que ver porque ellos son quienes controlaban y fiscalizaban, podían negar o aceptar, pero incumplieron y ocasionaron un daño económico y todos esos ministros deben estar en la cárcel por daño económico al Estado”, manifestó la nueva autoridad.

Tras la denuncia de Quispe, la interventora del Fondo Indígena, Lariza Fuentes, confirmó la inexistencia de 30 proyectos y que 713 están inconclusos. En su informe presentado en diciembre de 2017, tras la indagación, se identificó un daño económico de Bs 102 millones.

Según Quispe, la tarea de Fuentes no fue de las mejores, es por eso que se comprometió a solicitar una nueva auditoría para identificar el verdadero daño económico que se dio en esa institución que en su criterio bordea los Bs 1.000 millones.