DEP 4 - FOTO 4 - DAMAS

Madrid / EFE

Las futbolistas de la Primera División española iniciaron ayer su paro indefinido, en lucha por el primer convenio colectivo que regule su situación laboral.

El partido que ayer debía abrir la novena jornada del campeonato, entre el Espanyol y la UD Granadilla Tenerife en Barcelona, no se disputó.

Después de 13 meses de negociación, y pese a la mediación en las últimas semanas de la Dirección General de Trabajo y del Consejo Superior de Deportes, las posturas siguen alejadas, especialmente, en cuanto a salario mínimo y parcialidad.

La medida es apoyada por figuras del torneo masculino, como el francés Anotine Griezmann. (EFE)