Erwin Sánchez en el partido contra Alemania, en el Mundial de estados Unidos 1994. (Foto: Twitter)

La Paz / EFE

Erwin ‘Platiní’ Sánchez, uno de los más destacados futbolistas que ha tenido Bolivia, pasó en 2003 de la cancha al banquillo para dirigir al Boavista portugués, aunque luego de un año volvió a Bolivia para vestir la camiseta de Oriente Petrolero.

‘Platiní’ Sánchez se formó como futbolista en la Academia Tahuichi Aguilera de su natal Santa Cruz. Destroyers fue su primer equipo entrada la década de 1980, y allí estuvo junto a otro referente del fútbol boliviano, Marco Antonio ‘Diablo’ Etcheverry; también jugó en Bolívar, de La Paz, antes de partir a Portugal.

Su amplia trayectoria incluye varias copas en el fútbol luso, en el que desarrolló la mayor parte de su carrera profesional entre 1990 y 2004, en equipos como Benfica, Estoril y Boavista.

Pero una de sus mayores glorias fue ser parte de la selección boliviana que al mando del español Xabier Azkargorta clasificó a Bolivia por primera y única vez a un Mundial de fútbol, el de Estados Unidos en 1994.

En aquellas eliminatorias, que perviven en la memoria colectiva boliviana, ‘Platiní’ destacó como uno de los líderes de la Verde, aunque también tuvo un episodio amargo al fallar un penal en el partido contra Brasil en La Paz, pese a que Bolivia terminó ganando por 2-0.

En el Mundial de 1994, la selección boliviana estuvo emparejada en el grupo C con Alemania, que defendía el título logrado en 1990 en Italia, España y Corea del Sur.

Aunque la Verde no pudo pasar de la fase de grupos, Sánchez volvió a hacer historia para su país al marcar el primer y único gol boliviano en un Mundial, en la caída por 1-3 ante España.

El centrocampista se retiró del fútbol en 2003, después de ganar el campeonato luso en la temporada 2000-2001 con una destacada actuación, y pasó a dirigir al Boavista.

Transcurrido un año, Sánchez dejó el Boavista y retornó a su país, pero no como director técnico, sino nuevamente como jugador, en esta ocasión de Oriente Petrolero.

Antes de ese fichaje se conjeturó mucho la posibilidad de que fuera el seleccionador de Bolivia en reemplazo del chileno Nelson Acosta, pero finalmente ‘Platiní’ se puso la camiseta del club ‘refinero’, en el que sí concluyó su carrera como futbolista en 2005.

Ese retorno al fútbol también supuso su regreso a la selección boliviana, pues tras casi cuatro años de ausencia, acudió al llamado del técnico Ramiro Blacut para las eliminatorias sudamericanas para Alemania 2006.

Al cumplirse un año de su retiro definitivo, Sánchez fue elegido como el nuevo técnico de Bolivia, cargo en el que duró hasta 2009, para pasar luego a los banquillos de Oriente Petrolero, Boavista y Blooming cruceño en dos ocasiones.

Actualmente, con 50 años, quien es una de las glorias del fútbol boliviano se encuentra sin equipo.