Las malcogidas

Claudio Sánchez*

Luego de su debut en la pantalla grande con Casting (2010), codirigida por Juan Pablo Richter, ahora Denisse Arancibia estrena su primer largo en solitario. Una película escrita, dirigida y protagonizada por Arancibia que con tono de comedia propone diversas reflexiones sobre temas complejos.
Las Malcogidas es la historia de una familia disfuncional en la que dos hermanos/as viven junto con su abuela. El primer conflicto parece ser la aceptación social de Karmen (Bernardo Arancibia), el hermano transexual que ha ganado varios concursos de belleza y está siempre preocupado de cómo se ve. En la otra esquina se encuentra Carmen (Denisse Arancibia), una mujer con sobrepeso que es empujada a pensar en su figura estética también como consecuencia de un consenso social. La secuencia inicial de la película intenta incomodar al espectador cuando vemos a la protagonista en un tratamiento de yeso terapia, un plano fijo y largo que propone un quedarse viendo el antiestereotipo de la belleza occidental. La abuela Carmen (Marta Monzón,) por su parte, está en el medio de los nietos, aceptando la condición femenina más allá de un aspecto físico de Karmen y presionando a Carmen para ser más femenina en su aspecto.
Más allá del título y de cierta tensión que éste ejerce sobre la trama de la película, que entorno a la  búsqueda de un orgasmo —el momento de mayor satisfacción sexual— se encuentra un catalizador para dar paso a romances inconclusos, y en algunos casos imposibles. Las Malcogidas guarda cierta ternura en su personaje principal que no sólo busca la satisfacción personal, sino una armonía con el entorno, aunque no necesariamente tenga que recurrir a la arquetípica familia americana, que puede considerarse la base de una sociedad ideal, en este caso la opción es hacer evidente la disfuncionalidad familiar y demostrar que éste no es un factor que pueda definir la felicidad de una persona. Las Malcogidas hace frente a los combates que están a su altura y deja pasar aquellas otras luchas que no merecen ser atendidas. (Puede leer una versión extendida de esta crítica en www.cinemascine.net)

* Crítico de cine