Redacción central – Edición impresa

El empresario y líder político de Unidad Nacional (UN) Samuel Doria Medina informó anoche que la justicia boliviana decidió levantar el arraigo que tenía por el denominado caso Focas (Formación de Capitales de Áreas Secundarias).

En un contacto con la prensa en Sucre, Chuquisaca, señaló que durante todo este tiempo que no pudo salir del país se vio afectado en su actividad laboral y personal, toda vez que no pudo viajar para estar presente en el entierro de su hermana.

“Después de tres años me levantaron el arraigo por un juicio sin pies ni cabeza. Arraigo que me impidió ir al entierro de mi hermana y me perjudicó en mi trabajo. Se van acabando las injusticias del MAS”, publicó por otra parte en su cuenta personal de Twitter.

Medina era acusado por los supuestos delitos de incumplimiento de deberes, contratos lesivos al Estado y conducta antieconómica durante su gestión como exministro de Planeamiento de Jaime Paz Zamora en 1992.

Por ello se dictaron medidas sustitutivas en su contra, tales como la obligación de presentarse ante el Ministerio Público para firmar cada primera semana de cada mes, la prohibición de salir del país sin autorización del Tribunal Supremo de Justicia y pagar una fianza económica.

“Espero que en el futuro logremos institucionalizar la justicia y que, a partir de este momento, ningún boliviano sufra de abuso o exceso judicial alguno”, agregó.