Planta de energía eléctrica en la red nacional. (Foto: Ministerio de Hidrocarburos)

• Redacción Central /

La construcción de la línea de transmisión eléctrica “Juana Azurduy de Padilla 132 kilovoltios (kV) Bolivia–Argentina” tiene un 97,5% de avance físico y se prevé su conclusión en marzo, con lo que se concretará la exportación al vecino país.

“Este proyecto marcará un hito que convertirá a Bolivia en un país exportador de energía eléctrica”, afirmó el viceministro de Electricidad y Energías Alternativas, José María Romay.

La parte del proyecto que está en territorio boliviano ya fue concluida (obras al 100%), y en el lado argentino las obras tienen un 95% de avance, por lo que se estima que en el transcurso de las siguientes semanas finalicen los trabajos.

“El proyecto contempla una línea de 120,4 kilómetros (km) que unirá la Subestación Yaguacua (Bolivia) con la Subestación Tartagal (Argentina). Esta importante obra nos permitirá como país exportar 120 megavatios (MW) de energía eléctrica a Argentina. Esto significa que, por primera vez, Bolivia generará ingresos por la comercialización de electricidad”, aseveró el viceministro, citado en un reporte de prensa.

En los últimos 14 años  se triplicó la generación de energía eléctrica en Bolivia, de 1.000 megavatios (MW) a 3.589 MW, de los cuales cerca de 1.600 MW cubren la demanda nacional.

“Nuestro país tiene una demanda de electricidad que ronda los 1.600 MW y tiene una capacidad para producir 3.589 MW. Por ello, nuestra idea es exportar el excedente de energía que tenemos y generar mayores ingresos que permitirán construir más obras para el pueblo boliviano”, expresó.

El Gobierno nacional, mediante el Ministerio de Hidrocarburos y Energías, proyecta la construcción de líneas de interconexión con Brasil, Paraguay, Perú y Chile.

La construcción de la línea de transmisión eléctrica “Juana Azurduy de Padilla 132 kilovoltios (kV) Bolivia–Argentina” tiene un 97,5% de avance físico y se prevé su conclusión en marzo, con lo que se concretará la exportación al vecino país.

“Este proyecto marcará un hito que convertirá a Bolivia en un país exportador de energía eléctrica”, afirmó el viceministro de Electricidad y Energías Alternativas, José María Romay.

La parte del proyecto que está en territorio boliviano ya fue concluida (obras al 100%), y en el lado argentino las obras tienen un 95% de avance, por lo que se estima que en el transcurso de las siguientes semanas finalicen los trabajos.

“El proyecto contempla una línea de 120,4 kilómetros (km) que unirá la Subestación Yaguacua (Bolivia) con la Subestación Tartagal (Argentina). Esta importante obra nos permitirá como país exportar 120 megavatios (MW) de energía eléctrica a Argentina. Esto significa que, por primera vez, Bolivia generará ingresos por la comercialización de electricidad”, aseveró el viceministro, citado en un reporte de prensa.

En los últimos 14 años  se triplicó la generación de energía eléctrica en Bolivia, de 1.000 megavatios (MW) a 3.589 MW, de los cuales cerca de 1.600 MW cubren la demanda nacional.

“Nuestro país tiene una demanda de electricidad que ronda los 1.600 MW y tiene una capacidad para producir 3.589 MW. Por ello, nuestra idea es exportar el excedente de energía que tenemos y generar mayores ingresos que permitirán construir más obras para el pueblo boliviano”, expresó.

El Gobierno nacional, mediante el Ministerio de Hidrocarburos y Energías, proyecta la construcción de líneas de interconexión con Brasil, Paraguay, Perú y Chile.