POL-XX-F1-Roxana Lizarraga_BARRIOS

 

Fernando del Carpio Z. – Edición impresa

La ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, denunció ayer una serie de ilícitos en el funcionamiento de Abya Yala TV, que pertenecería al expresidente Evo Morales, cuya dirección estuvo a cargo de exautoridades del anterior régimen y recibió importantes recursos económicos del Estado por concepto de publicidad y propaganda.

En una entrevista que concedió a Bolivia TV, Lizárraga manifestó que en los 14 años de gobierno del Movimiento al Socialismo se cometieron delitos; “en el caso de Abya Yala, un canal que supuestamente le regalan los iraníes directamente a Evo Morales, se cometieron varios ilícitos”.

Manifestó que Claudia Espinosa (exviceministra) trabajó muy cerca con la exministra Amanda Dávila, que son las representantes de Abya Yala, un medio que no está ni siquiera inscrito en la ATT (Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes).

“Es un canal que está funcionando de manera ilegal porque no está inscrito en la ATT, todo este tiempo funciona de esa manera. A muchos medios de comunicación que tenían la licencia para funcionar les bajaron la palanca para coartar la libertad de expresión a muchos periodistas”, aseveró.

En la gestión de la exministra Dávila, según la titular de Comunicación, el mencionado canal “recibió demasiado dinero en publicidad y beneficios que no correspondían”.

“¿Dónde está ese dinero? Ni siquiera estaba registrado en la ATT y dejaron que funcione, hay responsabilidad inclusive de las exautoridades que existían en el régimen dictatorial de Morales, hay responsabilidades porque así manejaron nuestros recursos, las instituciones”, aseveró.

“El regalo iraní”

Con ese título, el periodista boliviano Rafael Archondo, que reside en México, escribió en La H parlante, que publica en las redes sociales, que cuando las autoridades allanaron (el 10 de diciembre) la casa de Morales en la zona de Achumani, “lo que no pudieron detectar es el regalo más grande que Evo haya recibido en su vida como primer mandatario: un canal de televisión. Está avaluado en tres millones de dólares y funciona en Obrajes”.

“Cuando Mahmud Ahmadineyad, el presidente de Irán entre 2007 y 2013, le envió los equipos a Evo Morales, en la Aduana nunca figuraron como una donación de Estado a Estado. Los iraníes entregaron todo a espaldas de su pueblo, como quien firma el cheque de cumpleaños de un amigo personal”.

Sobre a quiénes delegó Evo el manejo de su canal, Archondo indica: “Primero a su exdelegada presidencial en Cochabamba Katia Gumucio, quien jamás disimuló su amor por el proceso de cambio. Luego se fueron sucediendo los gerentes: los exministros Pablo Groux y Amanda Dávila, y la exviceministra Claudia Espinosa. Se dice que el inmueble de Obrajes donde funciona el canal de Evo es donación del Gobierno de Venezuela”.

“Aun cuando el canal iraní de Evo no tenía programación, empezó pronto a recibir publicidad gubernamental a manos llenas. Luego, cuando dos exministros ocuparon la gerencia, el flujo probablemente creció.

“¿Es ético recibir 3 millones de dólares en razón de un cargo? ¿Es ético usar ese mismo cargo para engrosar las finanzas de una empresa privada?”.

“Abya Yala es hoy el mayor escándalo de tráfico de influencias del exgobierno del MAS. ¿Alguien dispuesto a poner el dedo en la llaga?”, añade Archondo, quien recuerda que en principio el canal “pasó a depender de la Fundación JEMA (Juan Evo Morales Ayma)”.

El canal se defiende y sigue con su programación

Abya Yala, en conocimiento de lo expresado por la ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, respondió mediante las redes sociales con un comunicado que dice: “A la opinión pública y a nuestra audiencia, informamos que #AbyaYalaTv cuenta con su respectiva licencia otorgada legalmente por la ATT”.

También incluyen el facsímil de parte del documento expedido por la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), que en la cláusula cuatro plazos, parágrafo segundo señala: “El plazo de vigencia de la licencia de radiodifusión es de quince (15) años, mismo que se compatibilizará desde la otorgación de la licencia en fecha 9 de octubre de 2012”.

El periódico Bolivia intentó contactarse con el director o algún directivo de la empresa, pero una funcionaria señaló que el comunicado fijaba la posición de ese medio televisivo y respecto a quién era la principal autoridad indicó que lo comunicarán próximamente.

El canal continúa con su programación habitual, y sobre los contenidos señaló: “Abya Yala TV, un continente de culturas, posicionó una grilla de programación compuesta por programas de producción propia. Incluye programación en aymara, quechua y en inglés, constituyéndose en la única televisora multilingüe del país”.