Elecciones presidenciales del pasado año. Foto: Archivo

Bolivia Digital

La canciller del Estado Karen Longaric aseguró ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) que el Gobierno de la presidenta Jeanine Áñez garantizará la realización de elecciones generales libres en respeto de la Constitución Política del Estado (CPE) y las leyes que rigen en el país.

“El Tribunal Supremo Electoral (TSE), que es uno de los poderes independientes del Estado boliviano, ha determinado que la fecha de elecciones sea postergada 42 días. El Gobierno de Bolivia, respetuoso de la Constitución y las leyes, cumplirá esta determinación. (…) Bolivia está comprometida con los más altos valores e ideales, que compartimos todos quienes nacimos en este hemisferio: la democracia y la libertad”, aseveró.

Los comicios estaban previstos para el 6 de septiembre; sin embargo, la entidad electoral — en cumplimiento de su independencia y la CPE — decidió postergar la fecha de votación para el 18 de octubre debido al incremento de casos de COVID-19.

La autoridad explicó que esta decisión no estuvo basada en presiones políticas, sino en argumentos científicos, derivados de un análisis objetivo de la situación sanitaria en el país. Al respecto, lamentó que grupos afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) realicen protestas para exigir las elecciones a costa de cortar el libre tránsito de ayuda a los pacientes afectados por la nueva enfermedad.

El Gobierno ratificó su compromiso — ante la comunidad internacional — de llevar a cabo unas elecciones “democráticas, transparentes y justas” con la participación de los actores políticos y sociales del país.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, destacó la pluralidad del Órgano Electoral y su capacidad de dar certidumbre a la población para realizar las elecciones.

La OEA apoyó técnicamente al TSE en la elaboración de protocolos y medidas del plan de cadena de custodia, los esfuerzos de socialización y de consulta al padrón electoral por los actores políticos y sociales, seguridad informática y planes de la organización de la votación en tiempos de pandemia.

“La Secretaría General de la OEA ha sido testigo de los esfuerzos de la nueva autoridad electoral para propiciar que las próximas elecciones sean justas, libres y transparentes”, señaló.

Almagró reiteró el compromiso de la OEA de desplegar una misión de observación para los comicios en Bolivia.

Longaric agradeció a los miembros del Consejo Permanente de la OEA por su preocupación de la situación política y sanitaria del país, además de su llamado al diálogo entre los actores políticos y sociales.