Pol 11 F1 ABI

 

Redacción central – Edición impresa

El embajador en misión especial Wálter Óscar Serrate Cuéllar tiene la tarea de fortalecer las relaciones comerciales y de inversión con Estados Unidos, deterioradas desde 2008 cuando el entonces presidente Evo Morales expulsó al representante de ese país, Philip Goldberg, sostuvo la ministra de Relaciones Exteriores, Karen Longaric.

“Este Gobierno ha decidido adoptar esta figura de representación que es temporal y que es para adelantar algunas gestiones que puedan fortalecer esas relaciones tan deterioradas, tan venidas a menos, particularmente las relaciones comerciales, las relaciones económicas, las relaciones de inversiones, porque la medida que adoptó Evo Morales perjudicó mayoritariamente a los pequeños y microempresarios de El Alto, que se vieron perjudicados en todos aquellos aranceles favorables a sus exportaciones”, indicó la Ministra de Relaciones Exteriores.

El martes, a través de un mensaje por las redes sociales, la Cancillería comunicó que Longaric posesionó al embajador en misión especial ante la Casa Blanca, Wálter Óscar Serrate Cuéllar.

Longaric enfatizó que Serrate cumple la función de “embajador en misión especial” y no de embajador permanente, cuya designación requiere la aprobación previa de la Cámara de Senadores, a propuesta de la Presidenta o el Presidente del Estado Plurinacional.

En septiembre de 2008, el entonces mandatario Evo Morales nombró persona no grata al embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg, por cometer injerencia en asuntos internos de la política boliviana. Según Longaric, ahora se trata de hacer gestiones en favor del Estado y del pueblo boliviano, y que las relaciones estén “totalmente desideologizadas” y tengan un interés esencialmente socioeconómico.

Por tanto, “la misión del embajador Serrate es realizar algunas gestiones precisas ante la Casa Blanca; de ninguna manera se están reiniciando relaciones con Estados Unidos, porque además nunca se han roto las relaciones con Estados Unidos; lo que hizo el gobierno de Evo Morales fue expulsar al embajador norteamericano y bajar el nivel, el rango de representantes, quedaron simplemente a nivel de encargados de negocios”, explicó Longaric.

Designación de embajadores

La ministra aclaró que este nombramiento no tiene nada que ver con el que se realiza legalmente en instancias de la Cámara de Senadores, donde se designa al embajador con cartas credenciales.

“Esos embajadores serán elegidos por el próximo Gobierno, porque este es un Gobierno de transición, de corta duración”, sostuvo la diplomática.