Redacción central – Edición impresa

La canciller Karen Longaric calificó ayer como un reconocimiento implícito a este Gobierno y a los esfuerzos que hace el Ejecutivo, la decisión de la Eurocámara de enviar una misión de observación electoral a Bolivia.

Longaric indicó que el embajador de la Unión Europea (UE), León de la Torre Krais, le informó sobre la resolución aprobada por los europarlamentarios el jueves.

La Canciller sostuvo que el propósito de la gestión gubernamental “se centra en dos actividades: pacificar el país y concretar las elecciones a la brevedad posible. En ambos temas nos acompañan la cooperación internacional, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea”.

El embajador De la Torre, en declaraciones efectuadas el domingo —tras la promulgación de la ley para ir a nuevos comicios—, afirmó que la UE acompañará el proceso electoral “en la medida en que nos soliciten, con asesoramiento técnico y también con financiación”.

Salvador Romero, designado vocal al Tribunal Supremo Electoral (TSE) por la presidenta Jeanine Áñez, declaró el jueves —después de ser posesionado en ese cargo por la presidenta en ejercicio de la Asamblea Legislativa, Eva Copa— que se sostuvo reuniones con distintos países amigos y organismos multilaterales con el objetivo de ver qué cooperación técnica o económica se podría recibir, y que esta se definirá cuando la sala plena del TSE esté constituida.