El ministro de Defensa, Fernando López. (Foto: Captura Unitel).

Tras los sucesos en El Alto y Yapacaní.

Fernando del Carpio / Bolivia Digital

El ministro de Defensa, Fernando López, afirmó hoy que la estrategia del MAS, tras los sucesos de anoche en El Alto y Yapacaní, es generar muertes y violencia en el país, cuando se está luchando por la vida y contra el coronavirus.

«A un alto porcentaje de bolivianos lo que menos les interesa es la política, estos hechos de violencia y caos que rayan en la criminalidad no son hechos fortuitos», dijo la autoridad a radio Panamericana.

La noche del jueves se registró la pedrea a dos Wayna Bus, que trasladaban a personal de salud, que no causó heridos pero sí la rotura de vidrios de los buses, en el sector de Puente Vela en El Alto y el saqueo de motocicletas de la Policía en Yapacaní, Santa Cruz protagonizados por militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), que se movilizaron por la realización de elecciones y contra la ampliación de la cuarentena hasta el 10 de mayo.

Para López un centenar de personas alcoholizadas agredieron los buses que transportan a personas que salvan vidas, «lo que es deplorable».

En ese marco el Ministro considera que dichas acciones forman parte de acciones políticas que se ejecutan «de la manera más cruel, en coincidencia con lo que ocurrió en la Asamblea Legislativa (que aprobó convocar elecciones en el plazo de 90 días), porque todo está digitado, controlado y articulado para generar caos en Bolivia».

López expresó su deseo de que no se dé una escalada de violencia, porque de ocurrir, el MAS estaría equivocando el camino, si motiva a su militancia «a la violencia, esto no va a funcionar, porque no estamos inmersos en un hecho político, sino de cuidado de la salud y lucha por la vida».

«Deben saber que las Fuerzas Armadas están inmersas al 100% en la lucha contra el coronavirus, y deben saber que hay una ley, justicia, fiscales, debiera caer todo el peso de la ley contra aquellas personas que quieren generar caos», apuntó.

También indicó que las FFAA y la Policía, a través de sus principales autoridades están analizando la situación y en el marco de la Constitución y de las leyes «deberán actuar».