SEG1-F2-_SENKATA-APG

 

Redacción central – Edición impresa

El ministro de Defensa, Fernando López, dijo, sin precisar la cantidad, que el contingente de policías y militares que resguarda la planta de Senkata, en El Alto, permanecerá en esa área el tiempo que sea necesario a fin de evitar posibles actos terroristas.

Añadió que se trata de una labor conjunta entre las Fuerzas Armadas y la Policía, y que su principal función es resguardar la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), pero sobre todo cuidar las vidas de los vecinos de Senkata y de los alteños ante un intento de hacer explotar los tanques de almacenamiento.

“La cantidad de efectivos policiales y militares es suficiente en Senkata y ellos deben estar en permanente diálogo con los vecinos. También se hace el resguardo ante la presencia de grupos que impiden que salgan combustibles. Ese personal estará ahí el tiempo que sea necesario”, declaró a los periodistas.

Por su parte, el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, alertó sobre las consecuencias que se podrían registrar si se sigue promoviendo el ataque a dichas instalaciones.

“Pedimos cordura para evitar un desastre. Asistiremos al diálogo para hablar incluso con los pequeños sectores radicales que quieren promover el terror y la quema de casas. Instamos al diálogo para que retorne la paz en todos los sectores”, aseveró.

En entrevista con la red ATB, el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, señaló que el Gobierno está dispuesto a derogar el Decreto Supremo 4078, que exime de responsabilidad penal a las Fuerzas Armadas para poder dialogar.

“La Central Obrera Boliviana dice que ese decreto es incómodo y quiere que se derogue, podemos derogarlo y damos un paso, pero ellos ¿qué harán para seguir con el diálogo? El Gobierno pide la desmovilización”, afirmó.

El Ministerio Público investiga la muerte de ocho personas y la tentativa de actos terroristas.