Foto: Archivo

• Roberto Medina Buezo /

Los 11 efectivos del grupo Alacrán, que llegaron a Bolivia el 13 de noviembre de 2019 para resguardar la Residencia y Embajada de su país, aseguraron que durante su estadía no usaron ninguno de los 70.000 cartuchos calibre 12/70, como lo afirmó la exministra Patricia Bullrich.

En la rendición de cuentas del Servicio Administrativo Financiero de la Gendarmería de Argentina, del 15 de julio de 2020, se informó que, durante su estadía en Bolivia, desde noviembre de 2019 hasta junio de 2020, la Agrupación Fuerzas Especiales de GNA brindó “seguridad a la embajada”, y que “a los efectos de mantener y acrecentar las capacidades, se realizaron ejercicios de entrenamiento y prácticas de tiro con el armamento que llevó dicha comisión.

“En dichas instrucciones se emplearon la cantidad de 70.000 cartuchos calibre 12,70 MM A/T. (es decir, antidisturbios)”, remarcó Bullrich en aquella ocasión. Sin embargo, los integrantes del grupo especial denominado Alacranes la desmintieron.

“Estamos viendo que ese vuelo (12 de noviembre de 2019 en la noche) llevó a los Alacranes, armamento y municiones. Se llevó 70.000 cartuchos, pero esas cajas tomaron otro camino diferente a ellos porque los efectivos fueron a la Embajada y la Residencia para cubrir la seguridad de ambos recintos y no vieron más el cargamento (con el que llegaron) en la madrugada del 13 de noviembre en el avión Hércules C-130, que los trasladó a Bolivia, informó la ministra Sabina Frederic a C5N de Argentina.

Agregó que los 11 uniformados, según sus declaraciones, no usaron ni siquiera las municiones que habían llevado.

El 13 de noviembre, el general Gonzalo Terceros, comandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), agradeció al embajador argentino Normando Álvarez por las 40.000 municiones que envió su país, supuestamente, a la Fuerza Aérea.

“Faltaban 30.000 de lo que se envió y aparentemente 26.000 están en depósitos de la Policía de Bolivia”, manifestó Frederic.

En días anteriores, Mauricio Macri y sus exministros dijeron que no conocían ese cargamento extra; sin embargo, Frederic aseguró que es difícil que se hayan trasladado dichas municiones a Bolivia sin que conozcan las autoridades de entonces porque participaron varias dependencias de ese gobierno.

ZAVALETA Y ROMERO

El Ministerio Público de Bolivia podría convocar a los exministros Javier Zavaleta y Carlos Romero, de Defensa y Gobierno, respectivamente, para que informen sobre ese ingreso.

El 11 de noviembre de 2019, la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC) de Argentina autorizó a la GNA el envío a Bolivia de 10 pistolas semiautomáticas; 2 escopetas de repetición; 5 carabinas automáticas; 2 ametralladoras; 2 fusiles de repetición; 12 chalecos antibalas; 12 cascos balísticos; 2 escudos balísticos; 2 visores nocturnos y 8.820 municiones de distintos calibres, de las cuales 3.600 eran calibre 12-70.

Al día siguiente, se solicitó y autorizó ampliar el envío de esos materiales a 70.000 cartuchos antitumultos, entre otros.

linkedin