Los dirigentes utilizaron la aplicación zoom para deliberar. (Foto: Prensa FBF)

La Paz / Bolivia Deportes

El fútbol boliviano se declaró en estado de emergencia y los 14 clubes decidieron reducir el salario de los jugadores en los meses de marzo, abril y mayo.

La decisión fue asumida hoy en la reunión virtual del Consejo de la División Profesional de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), después de analizar la situación por la que atraviesa el país y el mundo por la pandemia del coronavirus.

La cuarenta total decretada por el Gobierno nacional para evitar el contagio y la propagación del COVID-19, que ha paralizado todas las actividades, entre ellas el fútbol, ha afectado considerablemente en el ingreso de recursos financieros de los clubes del fútbol profesional.

Ante esta situación, los equipos, por unanimidad, resolvieron reducir los sueldos de los jugadores de acuerdo al siguiente porcentaje: cancelar el 50% del salario correspondiente a marzo, 25% de abril y 25% de mayo.

Si la situación se mantiene invariable, a fines de mayo se volverán a reunir para tomar las medidas más aconsejables en materia económica.

El planteamiento oficial será transmitido a los 14 capitanes por una comisión que está integrada por el presidente de la FBF, César Salinas, el vicepresidente Robert Blanco y presidentes de los clubes Oriente Petrolero, Always Ready, Guabirá, Nacional Potosí, Wilstermann y el vicepresidente de Bolívar, Dardo Gómez, en una reunión a las que serán convocados en las próximas horas.

Los dirigentes esperan encontrar una buena receptibilidad a la propuesta económica derivada de la realidad en la que se vive en la actualidad.

Asimismo, se enviarán notas con la firma de los presidentes de los clubes del fútbol profesional boliviano al Gobierno central, a la FIFA y a la Conmebol solicitando ayuda económica o la forma que fuera posible para salir de la crisis que se vive en la actualidad.

Fue la primera vez que participó Marcelo Claure, presidente de Bolívar. A propósito, ayer dijo en su tuit: “Todos los clubes tienen que estar unidos y alineados para afrontar esta crisis y salir adelante. Este es el momento de dejar las diferencias al lado ya que está crisis va a cambiar nuestro deporte para siempre y acá todos tenemos que hacer un gran sacrifico, desde los dirigentes, jugadores, empleados, hinchas para así salir adelante y emerger más fuertes que antes”.