Equipo de expertos de la UMSA. (Foto: UMSA)

• Sheila Olivarez /

Los concejales de la línea del alcalde de La Paz, Iván Arias, aprobaron ayer la Ordenanza Municipal 046, que permite construcciones irrestrictas de hasta 40 pisos en 10 zonas de la ciudad, lo que pone en riesgo a la urbe debido a que gran parte de esa superficie es terreno deleznable.

La Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), mediante un pronunciamiento de las facultades de Ciencias Geológicas, Ingeniería y Arquitectura, rechazó la puesta en vigencia de esta normativa edil porque se identificó que la mitad de las áreas designadas para la construcción irrestricta tiene riesgo alto y moderado, lo que pone a la ciudad en peligro de sufrir un deslizamiento de gran magnitud.

“Un análisis de las 10 zonas donde la ordenanza pretende levantar más edificios nos alerta que por lo menos la mitad de esas zonas está en áreas de alto riesgo, por lo tanto, no es admisible permitir que esa ordenanza vaya adelante. Si sobrecargamos un área de riesgo, lo más probable es que se vuelva a producir un megadeslizamiento y de mayor magnitud”, advirtió Marco Guzmán, docente de la Facultad de Ciencias Geológicas y especialista del equipo técnico de la UMSA.

Esta normativa levanta las restricciones de construcción en 10 sectores: inmediaciones de la plaza Villarroel (Miraflores); Calacoto y San Miguel; Irpavi y Achumani; Obrajes; Macrozona Llojeta, La Florida y El Gramadal; Achumani; Costanera y la avenida Muñoz Reyes; la plaza Uyuni y el mercado Yungas; y el ingreso a Mallasilla.

Guzmán, especialista desde hace 30 años en la temática de riesgos en la cuenca de La Paz, detalló que Llojeta, Gramadal, Costanera, la avenida Muñoz Reyes, plaza Uyuni y mercado Yungas, Achumani, Irpavi y el ingreso a Mallasilla son áreas de riesgo alto y moderado. Este punto fue analizado por el equipo de especialistas de la UMSA.

“Hay una ordenanza municipal que no permite ninguna construcción en áreas de riesgo alto y moderado. Con esta propuesta de ordenanza están vulnerando su propia norma. No se puede construir en áreas de riesgo. Cabe recordar que un 70% de la mancha urbana de La Paz no es apta para edificaciones, salvo que hagamos trabajos de rehabilitación y esto no lo hemos visto”, añadió el experto.

Además mencionó que los lugares de riesgo bajo están ubicados desde la avenida Montes hasta San Jorge, son zonas de bajo riesgo y el resto de la ciudad son sitios de alto riesgo y estas condiciones no mejoran por la instalación de alcantarillado, entre otros factores. “En vez de mejorar estas zonas decrecen en sus propiedades, porque no hay control de las aguas subterráneas”, dijo el experto.

Héctor Bustillo, ingeniero y docente de la Facultad de Ciencias Geológicas, indicó que este procedimiento no solo pone en riesgo el suelo de algunas zonas; también se pone en riesgo la vida de los habitantes de estos sitios.

El rector de la UMSA, Óscar Heredia, apuntó a que se trata de críticas constructivas a situaciones que pueden subsanarse y para ello puso a disposición de la municipalidad el equipo de expertos de dichas facultades, con el objetivo de trabajar en propuestas claras y acordes a la realidad de La Paz e hizo una recomendación a los concejales del municipio.

“Los concejales han sido elegidos por ciudadanos paceños y tienen que escucharnos”, sostuvo Heredia.

Por su parte, el exalcalde de La Paz Omar Rocha expreso que hace más de 70 días esta ordenanza llegó al despacho del actual burgomaestre para que se promulgue, y la normativa establece que el alcalde tiene 10 días para observar o representar.

 “Entonces, lo que ha hecho es dejar pasar el tiempo para que el Concejo asuma la aprobación, es una jugada delictiva esta aprobación”, dijo.

Explicó que la conferencia de prensa que dio el alcalde Arias, en la que rechazó la promulgación de la norma, es un acto hipócrita.

“El que rechace la ordenanza después de ser promulgada es una acción hipócrita. Cuando él la ha promovido”, indicó.

Rocha sostuvo que el alcalde y sus concejales están vinculados con inmobiliarias de construcción y anunció el inicio de “juicios de responsabilidades”.

“Hay delitos contra la ciudad, también se vulneraron normas de uso de suelos, una ordenanza no puede ir contra una ley, incumplimiento de deberes, nosotros vamos a actuar judicialmente”, expresó Rocha.

Además mencionó que los concejales representan a instituciones corporativas y no representan a la ciudad.

“Estas acciones deberían llamar la atención de autoridades nacionales y actuar en consecuencia”, agregó.

La demarcación rosada muestra zonas de riesgo en La Paz.

El presidente de la Fejuve La Paz, Justino Apaza, señaló que se esperaban obras de impacto para el municipio de La Paz, pero fueron sorprendidos con la aprobación de la ordenanza.

“Mañana vamos a declarar personas no gratas, enemigos de La Paz a los concejales que aprobaron esta norma”, expresó Apaza.

El representante vecinal dijo que las nuevas edificaciones traerán consecuencias porque el alcantarillado colapsará y afectará a los habitantes del municipio.

“Vemos que no hay gestión de parte de los concejales ni del alcalde, por ello pediremos el revocatorio”, sostuvo.

La concejal Joseline Pinto, del Movimiento Al Socialismo (MAS), refirió  que la ordenanza efectivamente puede provocar un deslizamiento porque habilita la construcción de hasta 40 pisos.

“La topografía que tenemos no es apta, tenemos barrios como Següencoma, tiene movimiento de tierra en la actualidad y ahora ya se tienen calles hundidas, casas rajadas y las nuevas construcciones serán catastróficas en este sector”, explicó la concejala.

Aprobación de la norma

Son cuatro concejales de la alianza de Arias Por el Bien Común-Somos Pueblo (PBC-SP) que dieron paso a esta norma: Óscar Sogliano, Lucio Quispe, Lucía Mamani y Lourdes Chambilla.

La presidenta del ente fiscalizador Yelka Maric abandonó su cargo en la sesión como protesta en contra de esta ordenanza, pero no dejó el salón donde se llevó adelante la sesión.

Esta acción de abandono de sus funciones como presidenta lo hizo en por lo menos 10 ocasiones, y durante este año no pudo consensuar dos direcciones del Concejo.