Infografía: Yuri Rojas

• Redacción Central /

El ministro de Salud y Deportes, Jeyson Auza, ratificó que no existe prohibición para que los gobiernos subnacionales importen vacunas que protejan a la ciudadanía del Covid-19.

“Lo único que exigimos es que cualquier instancia, sea pública, privada, sea una gobernación o un municipio, cumpla con todos los requisitos para garantizar que esta vacuna proceda del laboratorio de donde dice venir”, enfatizó la autoridad en conferencia de prensa el martes.

Los decretos supremos 4432 y 4438 permiten la importación por parte de las entidades territoriales autónomas la compra directa de vacunas, insumos, pruebas, medicamentos y otros relacionados con la pandemia.

Para que una gobernación o gobierno municipal haga la importación, lo único que necesita es que el importador le proporcione la documentación muy básica, como el registro sanitario y las autorizaciones respectivas emitidas por la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnología en Salud (Agemed); el informe técnico de viabilidad del Ministerio de Salud y Deportes, a través de la instancia correspondiente; el Número de Identificación Tributaria (NIT) y; el Registro Único de Proveedores del Estado (RUPE).

En caso de que el gobierno municipal o gobernación no tenga un importador autorizado, la Central de Abastecimiento y Suministros de Salud (CEASS) puede realizar la compra directamente del proveedor, constituyéndose en el importador, para lo cual el gobierno municipal o gobernación simplemente deberá realizar el traspaso presupuestario a la CEASS y proporcionar la información correspondiente de la compra, información que será comprobada para asegurar que se trate de un proveedor legítimo de vacunas.

El Gobierno verifica posibles vendedores para que los gobiernos subnacionales no sean estafados.

Detectando posibles estafadores

En abril, algunos gobiernos municipales hicieron contactos con intermediarios para la compra de vacunas, pero esas empresas no estaban reconocidas por las farmacéuticas.

Las autoridades nacionales advirtieron que las empresas intermediarias sólo existieron en papeles y la Cancillería, que tiene contacto directo con los dueños de las patentes, ratificó que el intermediario no existía o al menos no tenía ningún vínculo comercial con la farmacéutica que fabrica en inmunizante.

En este sentido, se recomendó a autoridades de gobiernos subnacionales verificar la seriedad de las empresas.

linkedin