CBG_6725

jackeline Rojas Heredia

All That Jazz no solo trae de retorno la puesta en escena de la obra de Víctor Hugo Los miserables, estrenada en Bolivia en 2014, sino que asombra a un público cada vez más ávido de obras con importantes musicales al estilo del teatro de Broadway y quizá mejor.
No en vano la empresa dirigida por Erika Ayala y Ana Espinoza cumple más de 15 años de presentaciones en las que han invertido la creatividad de escenografías inolvidables, luces, sonido y han estimulado lo mejor del arte interpretativo, musical y bailable en escenarios compartidos, muchas veces, por más de un centenar de participantes. 
La empresa de las gestoras culturales ha llevado a escena las obras La Suite Frank Sinatra (2007), Tango Pasión (2008), Un Paseo por Hollywood (2009, 2010 y 2012), el musical de Queen: We Will Rock You (2006 y 2011),  Popera  y Popera Navidad (2013), Los Miserables (2014), Notredame de París (2015-2016), La Era del Rock (2016), Disney Musical (2017) y nuevamente Los Miserables.
Espinoza y Ayala creen en el talento nacional y apuestan por él, ambas están convencidas de que el trabajo en equipo logra grandes resultados, premisa que les ha proporcionado éxitos y que permite generar oportunidades para los artistas que inician su carrera como bailarines o músicos. “Todo está encaminado a preparar y ofrecer obras de calidad y que todos los participantes apunten a ser profesionales en escena”, dijo Espinoza. 
El musical se presenta esta noche en su tercera función en el Centro Sinfónico.
En la puesta en escena de Los Miserables, que por segunda vez se presenta en el país, participan la orquesta Sinfónica Nacional (OSN), Prodeartes y All That Jazz.
La orquesta está integrada por algo más de 60 músicos, a quienes se suman los 20 solistas, que además interpretan a los personajes centrales de la obra de Víctor Hugo. Una historia narrada a través del canto, los instrumentos musicales y la interpretación.
El Clásico
Los Miserables, novela publicada en 1862, está entre los grandes clásicos de la literatura mundial.
Su autor cuestiona la justicia, el bien y el mal en una sociedad en que la división de clases era muy marcada.Obra ambientada en Francia a principios del siglo XIX, época de lucha y rebelión, de cambios políticos. 
La historia ha sido llevada al cine y al teatro en múltiples ocasiones y ha sido ganadora y premiada en casi todas las versiones que se han realizado sobre ella.
En el cine se recuerda con mayor afecto la primera adaptación en 1998. En esa ocasión, Liam Neeson (Jean Valjean), Geoffrey Rush (Javert), Uma Thurman (Fantine) y Claire Danes (Cosette) se encargaron de dar vida a los personajes principales de la obra. La cinta recibió buenas críticas y obtuvo una recaudación de más de 5 millones de dólares en EEUU durante el fin de semana de su estreno.
Al final los personajes no pierden actualidad al compararlos con el destino de muchos seres humanos en el mundo actual. La prostituta que muere y deja en orfandad a una niña que luego tiene la suerte de ser adoptada por un padre millonario, quien a su vez huye de un pasado aterrador, y está el joven líder que persigue ideales de justicia y que se enfrenta a un sistema violento y corrupto. Mucha historia para revivir y apreciar en el escenario del Centro Sinfónico, en la ciudad de La Paz.