Los uniformados ejecutan incautaciones frecuentes en las fronteras. (Foto: Archivo)

• Roberto Medina Buezo /

La segunda fase de equipamiento a los puestos militares adelantados en las fronteras comprende la dotación de drones, equipos de comunicación y visores infrarrojos para combatir en igualdad de condiciones a los contrabandistas.

“Entre julio y agosto concretaremos estos planes y las zonas fronterizas estarán mejor equipadas. El Gobierno hace el esfuerzo económico para frenar este delito”, detalló el viceministro de Lucha Contra el Contrabando, Daniel Vargas.

Los informes oficiales indican que los grupos delincuenciales y las organizaciones criminales que se dedican al contrabando están mejor equipados que los militares bolivianos, puesto que cuentan con comunicación satelital, armas de largo y corto alcance, vehículos todo terreno y hasta visores nocturnos para desplazarse en las noches por los pasos no legales.

Incluso corrompen a los jóvenes de las poblaciones fronterizas para que sean sus informantes.

Estos jóvenes, comprendidos entre 14 y 18 años, conforman la avanzada que guía a las caravanas de autos indocumentados y a los camiones con mercadería ilegal para burlar los controles.

La autoridad lamentó la participación de algunos pobladores en el ilícito del contrabando, puesto que en algunas regiones no está permitido el ingreso de las Fuerzas Armadas.

Ante este hecho, pidió no apoyar al contrabando y colaborar con la producción nacional, ya que los contrabandistas perjudican a miles de familias que tratan de ganar dinero honestamente.

La autoridad remarcó que los controles y los operativos serán más intensos para frenar a todas las organizaciones delictivas.

linkedin