Lula Da Silva es el firme candidato para volver a gobernar Brasil. (Foto: RRSS)

• RT/

Este martes (ayer) arrancó de manera oficial la campaña electoral en Brasil, rumbo a los comicios generales del próximo 2 de octubre, cuando se elija al presidente, vicepresidente, gobernadores entre otros cargos públicos.

A partir de este día, los candidatos a los cargos que serán electos en esos comicios —alrededor de 600—, pueden celebrar mítines y hacer propaganda en redes sociales, internet y medios impresos. De momento no pueden acudir a la radio y televisión, puesto que en esos medios la campaña empezará dentro de 10 días.

La campaña está previsto que se extienda hasta el 1 de octubre, un día antes de las elecciones.

En la carrera por la Presidencia, el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) es el claro favorito en las encuestas, por delante del actual mandatario, Jair Bolsonaro, quien buscará la reelección.

Según la última encuesta de Ipec, difundida el lunes y citada por G1, Lula alcanza el 44 % en intención de voto, mientras que Bolsonaro llega al 32 %.

Lula, del Partido de los Trabajadores (PT), comenzó su campaña con la publicación de mensajes en sus redes sociales. “Mis amigos y mis amigas. Nuestra campaña rumbo a la victoria comienza oficialmente ahora. Dicen que basta un paso para no estar más en el mismo lugar. Hemos recorrido un largo camino, y si hemos llegado hasta aquí es porque no han podido quitarnos la esperanza. Ahora es el momento de ir más allá”, escribió en su cuenta en Twitter.

El exmandatario manifestó su anhelo de recorrer todo el país, “de norte a sur y de este a oeste”, durante la campaña electoral. “Vamos a reconstruir Brasil juntos”, agregó.

Sin embargo, Lula reconoce que Brasil es inmenso, por lo que pidió ayuda a sus seguidores para que sean sus “piernas” y su “voz” para extender el mensaje que quiere brindarles.

El candidato del Partido de los Trabajadores (PT), de 76 años, también publicó un video en el que pidió el voto para “cambiar de nuevo la vida del pueblo”.

“El hambre volvió, la inflación está asustando a las familias y el salario mínimo mal da para pagar una cesta básica. Vamos a tener mucho trabajo para reconstruir este país”, sostuvo el exmandatario.