Las internas del penal de Palmasola, Santa Cruz, que son madres analizan alternativas para proteger a sus hijos del coronavirus. (Foto: El Chaco Informa)

Jorge Castel / Bolivia Digital

Las internas del penal de Palmasola, Santa Cruz, que son madres analizan alternativas para proteger a sus hijos del coronavirus. La premura por asumir alguna decisión se dio luego de que esta semana el virus llegó al sector de varones.

El futuro de 28 niños y niñas de cero a seis años que viven en el recinto penitenciario está entre ser enviados con familiares cercanos, ser acogidos en un hogar o beneficiarse del decreto de indulto y amnistía.

La responsable de Trabajo Social de la Dirección General de Régimen Penitenciario, Mavel Mena, explicó que “se tomaron las medidas de bioseguridad en cuanto al PC-2, donde viven los niños; así también, la alimentación se prepara aparte y no comparten la olla común de las privadas de libertad”.

Las alternativas fueron analizadas en una reunión que convocó la representante de las 33 internas que son madres, la Dirección Departamental de Régimen Penitenciario, Aldeas Infantiles SOS, las Defensorías de la Niñez y Adolescencia, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el Servicio de Políticas Sociales (Sedepos) y el Centro de Apoyo Integral Pedagógico (CAIP).

“Las mamás están decidiendo, no se les está imponiendo nada, pero siempre se va a velar por el bienestar del niño; se puede generar otro tipo de conflictos con las madres si se les impone alguna otra situación”, reflexionó Mena.