venezuela_Maduro_news_conference_30sep19

 

EFE/Infobae / Venezuela/Edición Impresa

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró ayer que se activó una orden de arresto contra todos los involucrados en una operación terrorista, que calificó como “conjura sangrienta”, desvelada el sábado y que dijo que estaba liderada por los opositores Juan Guaidó y Leopoldo López. 

“El viernes en la tarde-noche se activaron las órdenes judiciales y de la Fiscalía para capturar a los involucrados en esta conjura sangrienta”, dijo al intervenir en un acto en la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), integrada solo por chavistas, en la que señaló directamente a López y su “subordinado”, Guaidó, de encabezarla.

Asimismo, acusó al diplomático estadounidense James Story de participar en un fallido plan para atacar cuarteles militares que, según el Gobierno socialista, preparaban dos diputados opositores.

Maduro aseguró que Story llamó por teléfono al vicecanciller venezolano para América del Norte, Carlos Ron, cuando agentes de contrainteligencia militar acudieron la noche del viernes a la vivienda de la diputada Yanet Fermín, acusada por el supuesto complot junto a su colega Fernando Orozco. 

La legisladora, finalmente, no fue detenida. “Para que ustedes vean hasta dónde la desesperación en la que caen funcionarios gringos los lleva a cometer errores. Se desesperaron porque se dieron cuenta de que habíamos desmembrado y desmantelado la conjura que tenían”, dijo el mandatario socialista.

Story, exencargado de negocios de la cerrada Embajada de Estados Unidos en Caracas, dirige la Oficina de Asuntos Venezolanos creada en agosto en la legación estadounidense en Bogotá.