Fotos: Williams Ramírez

•  Williams Ramírez /

La profesora Elizabeth Condori escuchó en la radio la noticia de que los maestros podían ser inmunizados con la presentación de su Registro de Docente y decidió ir a un centro de vacunación masiva.

Llegó al atrio de la Universidad Mayor de San Andrés y preguntó por la inmunización a profesores. Los médicos y voluntarios de la Cruz Roja le dieron la información y empezaron a atenderla.

Primero la sentaron en una silla para revisar sus documentos, le pidieron dos fotocopias del carnet de identidad y dos del documento que la avala como profesora. Tomaron sus datos y esperó unos minutos.

Posteriormente pasó a triaje, donde voluntarios de la Cruz Roja le tomaron los signos vitales, temperatura y le dieron el visto bueno.

Elizabeth Condori, profesora de primaria.

Al ver que todo estaba bien y que la maestra de primaria estaba apta para la vacunación, pasó a otra mesa, donde le verificaron sus documentos y después de una breve revisión le dieron el pase para registrarse.

Elena Vargas, profesora de secundaria.

Pasó el atrio, ingresó al Monoblock hasta la biblioteca que fue adaptada para el registro computarizado de quienes iban a ser inmunizados. Al terminar el registro y emitir el certificado pasó al vacunatorio, donde en 30 segundos fue inoculada con Sinopharm. Cubrió su brazo y pasó al área de vigilancia donde durante 20 minutos estuvo vigilada por médicos.

“Estoy bien, solo fue un piquete. Es mucha la esperanza de recibir una vacuna que nos pueda ayudar, más que todo en la salud, tengo 25 hijos (sus estudiantes) y por mis niños, por seguir trabajando y seguir aportando la educación para ellos es que vine a recibir la vacuna”, explicó. 

Para la maestra, otorgar el beneficio de que cualquier maestro puede recibir la vacuna fue una decisión acertada de las autoridades.

De la misma forma, Elena Aidé Vargas Condori, profesora de la unidad educativa Sagrado Corazón de Jesús, asistió a recibir la vacuna. “Nos llaman a reuniones y por eso necesito estar protegida, también a la semana tenemos una vez clases presenciales”, explicó la maestra.

Para la profesora rural Teresa Calle, la vacuna es necesaria y sugirió que se amplíe para quienes trabajan con niños.

El viceministro de Educación Regular, Bartolomé Puma, explicó que la vacunación masiva contra el coronavirus para el magisterio urbano y rural posibilitará el retorno a clases presenciales o semipresenciales.

“Nos dan más posibilidades de volver, por lo menos, con la modalidad semipresencial o presencial con esta vacunación masiva al magisterio. En el tercer trimestre existiría esa probabilidad de volver”, dijo.