El puesto de control instalado al ingreso de Caquiaviri. (Foto: El Caquiavireño)

Gonzalo Pérez Bejar / Bolivia Digital

En la reunión sostenida entre comunarios y autoridades originarias del municipio de Caquiaviri, capital de la segunda sección de la provincia Pacajes, del departamento de La Paz, se resolvió endurecer las medidas de prevención y control contra la propagación del coronavirus, informó el Jiliri Mallku Tayka Marca Axawiri, Emilio Coaquira Tantani.

La autoridad originaria indicó que entre las medidas asumidas está el control riguroso a los vehículos de transporte público y de las personas que llegan desde la ciudad de La Paz, para lo que se decidió reforzar el puesto militar con efectivos del Regimiento Max Toledo de Viacha.

Coaquira indicó que solo se permitirá el tránsito de vehículos con autorización del Viceministerio de Gobierno, y que se dará prioridad a las ambulancias, médicos, policías, militares y medios de comunicación a sola presentación de la credencial correspondiente.

Medidas de protección

En otras comunidades como Chinchaya, Hampaturi y Chicani, los jilakatas se organizaron para instalar una cámara de desinfección, la cual fue ubicada en Villa Salomé, donde se realizan controles de bioseguridad para evitar la propagación del coronavirus.

Severino Quispe, Jiliri Apumallku departamental del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) La Paz, indicó que los controles lo realizan los jilakatas de las tres comunidades y añadió que esa medida se hace de acuerdo con los “usos y costumbres” de dichas poblaciones.

Flora Quispe Mamani, vecina de la comunidad de Chicani, destacó la iniciativa que llevan adelante las autoridades originarias para prevenir el COVID-19, ya que por este punto circulan camiones llenos de productos agrícolas que abastecen a las ferias de la urbe paceña, según el portal de Urgentebo.