Los ciudadanos bolivianos al momento de pasar los controles de salud al ingresar a Pisiga, Oruro, desde Chile. (Foto: RRSS)

Roberto Medina / Bolivia Digital

El director general de Migración, Marcel Rivas, informó –desde el paso fronterizo de Pisiga– que el Gobierno garantizó que ningún ciudadano boliviano se quede en territorio chileno. Hoy retornaron 480 connacionales desde ese país.

El Ministerio de Defensa instaló en Pisiga (Oruro) un campamento para albergar durante 14 días a 480 bolivianos que ingresaron al país por la frontera con Chile. La medida está enmarcada en la emergencia sanitaria para frenar la pandemia de coronavirus.

“Gracias al esfuerzo de todo el Gobierno, cumplimos de manera anticipada con la instalación del centro de cuarentena, y lo más importante, recibimos a los bolivianos con todas las comodidades indispensables, como salud, salubridad, alimento, agua y cobijo”, señaló.

El 25 de marzo, el Gobierno cerró las fronteras para evitar que la pandemia afecte al país. Muchos connacionales que estaban en el exterior no retornaron a tiempo por distintas circunstancias, aunque este grupo de bolivianos fue obligado a dejar Chile por a la crisis que provocó la pandemia de coronavirus.

En el campamento se instalaron unidades habitacionales de acuerdo con parámetros internacionales.

“Los bolivianos estarán protegidos de la lluvia y el frío. Este es un paso importante para traer a todos y lo más importante es que no quedó uno solo en la frontera con Chile, ahora están acá todos los ciudadanos”, manifestó Rivas.

Uno por uno, los 480 ingresaron de manera ordenada al centro de cuarentena Tata Santi
ago, y luego de pasar por las revisiones y el control sanitario fueron enviados a las carpas correspondientes.