Más de un millón y medio de bolivianas y bolivianos en la histórica plaza de San Francisco de la ciudad de La Paz. (Foto: Jorge Mamani)

Redacción Central /

Sin importar los rigores del clima y el cansancio, la fuerza y unidad durante los siete días de caminata permitió cumplir el cometido de llegar a la sede de gobierno con una interminable columna que se extendía más de nueve kilómetros del principio al fin de la Marcha por la Patria, encabezada por las principales autoridades del gobierno, dirigentes de organizaciones sociales y sectores de base, que fueron el grueso de la movilización.

PRIMER DÍA

Con el firme compromiso de hacer respetar el voto del pueblo que eligió democráticamente al gobierno de Luis Arce, la defensa de la Revolución Democrática Cultural, el Proceso de Cambio y la democracia, desde la madrugada del 23 de noviembre cerca a cinco mil personas de organizaciones sociales y sindicales se concentraron en la localidad de Caracollo, Oruro, para iniciar la Marcha por la Patria.

El presidente del Movimiento Al Socialismo (MAS-IPSP), Evo Morales, comandó la marcha que recorrió una distancia de 188 kilómetros hasta La Paz.

La jornada empezó con una ofrenda a la Pachamama o Madre Tierra y dio paso a emotivos y encendidos discursos de líderes sindicales y sociales para cerrar, antes de emprender la marcha, con las palabras de Morales y del presidente Luis Arce Catacora.

Luego, miles de personas caminaron algunos kilómetros junto a Arce, Morales, el vicepresidente David Choquehuanca, los presidentes del Senado, Andrónico Rodríguez, de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani Laura, varios ministros, autoridades, legisladores y demás representantes de las bases oficialistas.

El Jefe de Estado advirtió entonces que si la derecha golpista no respeta el voto, el pueblo lo defenderá en las calles.

Autoridades del Gobierno inician la Marcha por la Patria desde Caracollo.

SEGUNDO DÍA

Luego de pernoctar en la localidad de Panduro, la Marcha por la Patria inició su jornada de caminata a las 05.30 de la mañana, después de desayunar en los coliseos y unidades educativas que fueron habilitadas por la Alcaldía de esa región con rumbo a la localidad de Lahuachaca.

Durante el trayecto, muchos de los marchistas seguían su paso firme por la carretera Oruro- La Paz. Las muestras de apoyo de otras organizaciones sociales eran evidentes, pues los recibían con cariño y les entregaban alimentos, agua, dulces y otros. Los vecinos y los mercados formaron comisiones para preparar un chicharrón de pollo acompañado de fideo y papa. Más de tres mil porciones fueron repartidas entre los marchistas.

Varios puntos fueron instalados para la atención médica para las dolencias ocasionadas por el esfuerzo, como la aparición de ampollas en los pies, dolores estomacales, de cabeza, entre otros.

El Embajador de Argentina se sumó a la marcha.

TERCER DÍA

A las 5.00 de la mañana, la caminata inició su recorrido por la carretera que une Oruro con La Paz. Otros sectores se sumaban poco a poco y engrosaban las filas de la marcha que crecía cada día.

Los marchistas eran resguardados por los Ponchos Rojos y los cooperativistas mineros, quienes hicieron un cordón humano desde el inicio de la movilización. Se sumaron también personas que se disfrazaban del propio Evo Morales y otros animales característicos de la zona andina.

CUARTO DÍA

En el Día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, cientos de jóvenes, adultas y personas de la tercera edad realzaron la fecha protagonizando la Marcha por la Patria y la Democracia, que reanudó su las cinco de la madrugada desde la localidad de Lahuachaca, en su tercer día de recorrido rumbo a la sede de gobierno Los cánticos entre los marchistas fueron una característica importante que se observó durante el recorrido en la marcha, pues las voces se escuchaban a lo lejos y quienes se encontraban en la cabecera las acompañaban.

Pobladores de cada localidad se apostaban a las riberas de la carretera para entregarles alimentos y demostrarles su respaldo a una reivindicación como es la defensa de la democracia, el apoyo al gobierno de Luis Arce, el repudio contra los intentos de desestabilización y un segundo golpe de Estado de parte de la derecha, además de exigir justicia por las masacres registradas en 2019.

Durante su recorrido, los movilizados hicieron al menos tres paradas para descansar, donde médicos no sólo de Oruro sino de Santa Cruz que acompañan la marcha atendían ante las dolencias como los calambres y dolores de los pies.

Luego de 30 kilómetros, la larga columna de marchistas encabezada por Morales llegó al municipio de Patacamaya. Cientos de personas se volcaron al lugar donde se encontraba el palco oficial.

QUINTO DÍA

Armados con pancartas de apoyo al gobierno de Arce y Choquehuanca, además de gritos de apoyo a la democracia y pedido de justicia para los responsables de las muertes en las masacres de 2019, las organizaciones sociales cumplieron su quinto día de movilización.

Morales destacó la participación en la Marcha por la Patria de la Central Obrera Boliviana, confederaciones, federaciones, alcaldes, exautoridades y ciudadanía que se unió a la movilización en defensa de la democracia, del voto popular, del gobierno legalmente constituido y en exigencia de justicia para las víctimas del golpe de Estado de 2019.

SEXTO DÍA

En su sexto día de caminata, los marchistas iniciaron su recorrido a las 05.30 de la madrugada desde la localidad de Calamarca. En muchos de los rostros se reflejaba el cansancio, pero la convicción de seguir adelante para demostrar no sólo al país sino al mundo que el pueblo está unido primó ante todo, pese al frío y la lluvia.

Día a día se fueron sumando más sectores sociales que no formaban parte de las organizaciones del Pacto de Unidad en defensa de la democracia, el apoyo al gobierno del presidente Luis Arce, ante los afanes desestabilizadores y un segundo golpe de Estado de parte de la derecha y exigir justicia por las masacres y cárcel para quienes cometieron delitos de lesa humanidad en 2019.

La población se solidarizó con la marcha

Desde muy temprano, vecinos de varias localidades y municipios, además de otras personas, se apostaban en la carretera Oruro-La Paz con bolsas de alimentos para los marchistas para que puedan continuar su recorrido.

Estas personas entregaron agua, jugos de frutas en bolsitas pequeñas y dulces de todo tipo. Muchos de ellos manifestaron su apoyo a los marchistas por una convicción como era llegar a la sede de gobierno para demostrar que la unidad, la fortaleza están presentes en las organizaciones sociales que exigían el respeto a la democracia, al gobierno de Luis Arce y justicia por las masacres de 2019 y cárcel para los responsables.

Una de las personas que no quiso ser identificada dijo que su presencia en la marcha era en apoyo al respeto a la democracia, pues los bolivianos no quieren otro golpe de Estado y menos convulsiones que puedan derivarse en muertes de personas.

“Hemos venido un grupo de personas que trajimos agua y sándwich para que puedan comer al paso porque es imposible que se detengan”, expresó.

Alimentos para los marchistas. (Foto: Jorge Mamani)

Médicos atendieron todo el recorrido de la marcha

Galenos de Santa Cruz y Oruro y del Ministerio de Salud atendieron a los marchistas en todo el recorrido de la caminata. A lo lejos se podía divisar los guardapolvos blancos que caminaban desde la cabecera de la marcha hasta la cola de la larga columna para controlar la salud de los marchistas.

En cada punto de descanso, los más de 270 médicos de las tres instituciones atendieron a más de tres mil personas aproximadamente que presentaban dolencias en los pies, en la cabeza y descompensaciones que sufrían a causa de la altura principalmente los marchistas de Santa Cruz, Beni y Pando.

El ultimo día, los galenos socorrieron a una embarazada que quería tener a su bebé en plena carretera. Según declaraciones del doctor Germán Santos en el recorrido de la marcha una mujer se encontraba a punto de dar a luz. El galeno informó que luego de convencerla, porque quería tener al bebé en la carretera, fue llevada a un centro de salud cercano.

“En el camino encontramos a una señora de nueve meses de embarazo en trabajo de parto. Quería que su niño nazca en la caravana y que se llame Evo, pero le explicamos a ella y su esposo que era necesario conducirla a un nosocomio para que se garantice el nacimiento del bebé. Al final accedió, pero entre sollozos”, relató el galeno Germán Santos.

Indicó que durante todo el trayecto se contó con el apoyo de las ambulancias, la atención médica pronta y oportuna. Hubo un botiquín muy nutrido de medicamentos y ungüentos para los pacientes.

Se entregaron además una cantidad significativa de barbijos a los marchistas para evitar posibles contagios.

Foto: Jorge Mamani
linkedin