Vista panorámica del municipio de Entre Ríos, Cochabamba.

Veiska Soto Morales / Bolivia Digital

Después de más de 30 días de mantener silencio epidemiológico, la región del trópico de Cochabamba reporta hasta la fecha 503 positivos de coronavirus y se convierte en la segunda región de Cochabamba con más casos.

El viceministro de Régimen Interior, Javier Issa, informó que el Chapare sufre una de las peores embestidas del coronavirus debido a la “irresponsabilidad de sus autoridades» que instigaban a sus habitantes a salir, bloquear, realizar mítines y marchas en contra del Gobierno, hecho que se convirtió en el factor de contagio.

La autoridad señaló que aún no se tienen datos del comportamiento de la población y la evolución de la pandemia tras el encapsulamiento de la provincia; afirmó que los resultados se verán en una semana o un poco más.

“Hay menos movilidad de personas dentro del trópico de Cochabamba, pero no por decisión propia, sino porque las Fuerzas Armadas y la Policía precautelan que no exista la movilidad que había. Es uno de los lugares que menos cumplió la cuarentena y estas son las consecuencias, existe una explosión del coronavirus en el trópico de Cochabamba”, afirmó Issa.

La provincia Chapare, con 263.173 habitantes, según proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), tiene cinco municipios. De ellos, Entre Ríos reporta 111 casos, 19 muertes; le sigue Shinahota con 74 positivos, 1 fallecido; Puerto Villarroel 73 enfermos con coronavirus, 3 decesos; Chimoré 37 casos, 1 muerto y Villa Tunari 27 casos, ninguna pérdida de vidas.

El MAS deslinda su responsabilidad

El viceministro Issa afirmó que las exautoridades ejecutivas del Movimiento al Socialismo (MAS) deslindan su propia responsabilidad y acusan al Gobierno de llevar el coronavirus a la zona del Chapare.

“Esa aseveración es totalmente descabellada, no tiene asidero lógico y es solamente una invención”, aseguró.

Factores de contagio en la zona

Los factores técnicos para la propagación en el bastión político del expresidente Evo Morales son su cercanía con las zonas orientales, como Montero, que se ha convertido en el mayor epicentro de la pandemia en Bolivia y Yapacaní, cuya emergencia obligó a sus autoridades a tomar drásticas medidas de prevención, ambos municipios son ciudades intermedias en la ruta que une Cochabamba con Santa Cruz.

El segundo factor, según el análisis del Servicio Departamental de Salud (Sedes) y especialistas epidemiólogos, es el incumplimiento de todos los protocolos de la emergencia sanitaria, como el uso de barbijos, distanciamiento social y lavado de manos de los habitantes del trópico de Cochabamba.

Al análisis técnico se suma el factor político, el Gobierno acusó a los dirigentes de promover acciones directas al convocar a concentración de masas y bloqueos.

Sumado a esos tres factores está la incredulidad de los chapareños a la pandemia mundial, que ha cobrado millones de muertes en el planeta.